Archivo de etiquetas| protocolo médico subrogación

Sobre Manuel Valls y su cruzada

La semana pasada  el primer ministro francés se despachó a gusto en una entrevista en la cual el tema principal era la gestación subrogada. Más allá de las perlas que suelta, del tipo “es una práctica intolerable de comercialización de los seres humanos y de mercantilización del cuerpo de las mujeres” sorprende una iniciativa que quiere promover y que de tirar adelante nos dejaría a los ciudadanos españoles con la imposibilidad de acceder a las bondades de dicha técnica de reproducción asistida. La brillante idea de este señor es que aquellos países donde si está permitida y regulada no permitan el acceso a los ciudadanos de países donde no se permite. Es decir, lo que este señor pide es que si yo y mi mujer nos vamos a EE.UU se nos prohíba acceder por el hecho de que en España no está permitida.

No acaba aquí su cruzada, ya que avisa que no van a hacer caso de la sentencia del TDHE, por lo que Francia no va a reconocer los certificados de nacimiento que vengan del extranjero.

Tengo que reconocer que cuando leí por primera vez la noticia temí que esta iniciativa pudiera tomar peso y que fueran muchos los países que se pudieran sumar a esta iniciativa. No hay obviar que Francia es uno de los países del G8 y su peso a nivel internacional no es poco, pero si uno lo lee con calma se observan detalles que hacen que la propuesta parezca más un brindis al sol que una propuesta seria.

El primer punto a destacar es el medio en cual anunció la iniciativa. Se trata de un diario católico, con una linea editorial muy crítica a la gestación subrogada y a los nuevos modelos de familia. No hay que obviar que el matrimonio igualitario llegó hace poco a Francia, y no sin dificultades, ya que hubo grandes manifestaciones a que se aprobara.

Otro punto es la caída en picado de Hollande y su gobierno en las encuestas y la hecatombe en las últimas elecciones europeas, donde cosecharon el peor resultado de su historia. A este descalabro hay que sumarle el auge de la extrema derecha, encabezada por Marine Le Pen. Tal y como dice el refrán “si no puedes con ellos, únete” y sabe que la manera de acercarse a estos votantes es, única y exclusivamente, con temas morales.

Respecto a sus palabras en las que avisa que la posición francesa no va a variar pese a la condena del Tribunal en Junio hay una serie de detalles que me reafirman en  la impresión de que se trata, como he dicho antes, de un brindis al sol. Vamos a ver, y hasta donde yo llego, si el Gobierno francés no apeló a esta sentencia será porque la acepta ¿no?. O por el contrario ¿tendremos que hablar de un acto de rebeldía ante una sentencia del TEDH?.No hay que olvidar que Francia, al igual que España, firmó el convenio de derechos humanos, lo que significa que aceptó que el órgano de última instancia fuera dicho tribunal. En otras palabras, cuando un Estado firma un convenio internacional lo hace con todas las consecuencias, y en este caso hablamos de esto.

Si nos ceñimos a las posibles alianzas de otros países y lo enfocamos a países que forman parte del G20 veremos que tampoco tendría tantos aliados ya que encontramos un número similar de países donde la gestación subrogada está legalizada (EE.UU, Canadá, Reino Unido, Rusia, Australia, Brasil, India, México y Sudáfrica) y los que está prohibida ( Arabia Saudí, China, Corea del Sur, Turquía, Indonesia, Japón, Italia y Alemania, teniendo en cuenta además que estos dos últimos países se encuentran también afectados por la resolución del TEDH).

En fin, quizás sean más la ganas de que esta iniciativa no coja cuerpo pero sinceramente creo que será de muy difícil arraigo. No veo a los países donde si está permitida la gestación subrogada cediendo a las presiones del Sr. Valls, ni a sus posibles aliados europeos (donde podríamos incluir a España) empezando una campaña de desobediencia a la sentencia del TEDH, ya que no dejaría de ser una muestra de debilidad más a la ya debilitada U.E.

El paso del tiempo

Uno de los grandes síntomas que indican que los años van pasando y que te vas haciendo mayor son los cambios de opinión que uno va realizando a lo largo de su vida. ¿Quién no se echa las manos a la cabeza cuando recuerda, con un cierto punto de nostalgia eso si, como veía la vida veinte años atrás?.Son cambios que vienen dados por experiencias que uno va viviendo y que te van demostrando que la percepción que se tiene en algún momento sobre cualquier tema está altamente influenciada por un entorno y un estado anímico del momento, que directamente van acabar influenciando en tu punto de vista.

Si una tónica general hemos ido manteniendo en el blog ha sido la de hablar poco de la agencia con la que trabajamos en su día. Varios fueron los motivos que nos llevaron a pasar de puntillas por un tema de tanta importancia. El primero era el de evitar cualquier tipo de publicidad, ya fuera positiva o negativa, ya que creíamos que era una tema muy subjetivo, ya que lo que a nosotros nos podía parecer bien a otra persona/pareja le podía resultar mal y viceversa. El segundo era la falta de información paralela que nos permitiera comparar situaciones. Hay que tener en cuenta que en estos más de tres años que hace ya que empezamos con nuestro proceso la cantidad de información que hay, de intermediarios en España, de blogs etc ha crecido exponencialmente haciendo posible un barrido de información que te hace más fácil el hacer comparaciones y ver si tu agencia trabaja mejor o peor que las otras. El tercero fue el de esperar y dejar que todas las emociones vividas fueran aposentándose y tener una idea más racional, y por lo tanto menos emotiva, sobre nuestras impresiones sobre la agencia.

Hoy, después de más de tres años y con más información que nos permite hacer comparaciones, si que creemos que es un buen momento para analizar con más frialdad nuestros sentimientos con la agencia.

Para empezar diremos que nuestra relación como clientes no fue precisamente un camino de rosas. A lo largo de los casi dos años de relación tuvimos varios encontronazos, siempre relacionados con la falta de atención al cliente, que fueron limando nuestra confianza en ellos. Mails que no se contestaban, condiciones que no se cumplían, silencios desesperantes hicieron que en algunos momentos tuviéramos la impresión de que nuestra elección no había sido la correcta. Buena parte de culpa la tuvo el hecho de que el responsable de la agencia en Madrid (un gran profesional, y con quien tratábamos la mayoría de temas) tuviera que estar un tiempo apartado por motivos personales y que se produjera un vacío tremendo para aquellas personas/parejas españolas que estábamos trabajando con ellos. Hay que tener en cuenta el estado emocional en el que nos encontramos todos aquellos que acudimos a un proceso de gestación subrogada. No sólo te enfrentas a un proceso totalmente nuevo para ti, sino que lo haces a muchos kilómetros de tu entorno y con un desembolso económico muy grande. Este estado de nervios te lleva a magnificar cualquier pequeño detalle, como el hecho de que no se te conteste un Mail con la rapidez que uno espera.

Acabamos el proceso que nuestra relación la podríamos calificar de fría, ya que entre los distintos acontecimientos que habían pasado, y el cada vez mayor distanciamiento que se produce siempre, una vez que se confirma el embarazo la relación se basaba en en el Mail semanal poniéndonos al día de como iban los gastos y poco más.

Ha ido siendo con el paso del  tiempo y con las experiencias de otras personas/parejas que hemos observado que en algún momento pudimos ser un poco duros con nuestras apreciaciones, y que a pesar de que tuvieron fallos (los cuales buscaron soluciones  para que no se repitieran) también tenían ciertos aspectos que hemos ido valorando con el paso del tiempo.

1- Nos rodearon de grandes profesionales:

No todas las agencias trabajan igual. Las hay que su función principal es buscarte a la surrogate, dejando en tu mano la elección del abogado y de la clínica de reproducción asistida. Ellos no, ellos aparte de buscarte a la surrogate ya te recomiendan a un abogado y a una clínica lo cual te facilita mucho el proceso.

2- Cumplieron al 100% con lo acordado:

No es hasta que uno ve otras experiencias que empiezas a valorar que los tiempos que se acuerdan se cumplan. A nosotros nos prometieron tener en 6 meses a una surrogate con seguro propio y cumplieron. Decimos esto porque no es raro que estos tiempos de espera se alarguen, haciendo la espera a algunas parejas mucho más largas de lo que en un principio de acordó.

3- Supieron escuchar nuestras críticas:

Somos de la opinión que a la gente no hay que juzgarla tanto por sus fallos sino por su respuesta ante estos fallos. Sin duda alguna su respuesta a nuestras críticas fue muy bueno. No tuvieron ningún problema en aceptar sus fallos y pusieron medios para evitarlos en un futuro.

Hoy en día no sabemos como funcionarán. Intuimos que han solucionado esos problemas de atención al cliente que nosotros sufrimos, ya que por un lado tienen al responsable en Madrid y por otro tienen a una chica española trabajando con ellos (muy amable y buena profesional) facilitando mucho las cosas a los clientes extranjeros.

Es por todo esto que cuando alguien nos pregunta si  en un futuro próximo, cuando nos decidamos a  intentar aumentar familia, volveremos  a confiar en ellos, la respuesta es si, volveremos a confiar en Growing Generations.

R&C

 

 

Motivos para regularizar la gestación subrogada

Hoy Tele5 nos ha vuelto a deleitar con una buena dosis de su sensacionalismo enfermizo con el programa que se emite a media tarde llamado “De buena ley”. Dicho programa es una parodia de un juicio, donde dos personas enfrentadas plasman sus discrepancias ante un juez que actúa de mediador. La parodia la completan una serie de contertulios que actúan de abogados defensores de cada uno de los invitados y se remata al final con los gritos y descalificaciones del público.

Hoy el programa trataba de dos mujeres (ex amigas para más señas) quienes habían decidido llevar a cabo un proceso de gestación subrogada. La primera de ellas es María, quien después de intentarlo por todos los medios decide, junto a su marido, recurrir a la gestación subrogada. La segunda de ellas es Marta, amiga de María, quien decide ayudar a la pareja, previo pago de 80.000€ gestando al hijo. Se van todos a EE.UU, donde firman un contrato (nulo en España) y someterse a todos los protocolos médicos necesarios. El problema llega cuando Marta, en un estado de embarazo adelantado, desaparece de la vida de María y decide que se va a quedar con el recién nacido alegando que lo ha sentido tan suyo que no puede darlo.

Más allá del sensacionalismo y el poco tacto que han mostrado en el programa hay que destacar el hecho de que quizás nos están mostrando una cara oculta dentro de la gestación subrogada. Cada vez más es la gente que sabe que dicha técnica podría solucionar sus problemas de fertilidad y que  ha dejado de ser exclusiva a gente famosa y rica. Cada vez se habla más, sale en noticias y debido a un desconocimiento de las consecuencias puede llevar a gente a intentarlo por otros caminos ajenos a la legalidad.

Es aquí cuando un Gobierno debería intervenir, adelantarse a los problemas y actuar independientemente de sus ideales para avanzar a la par que la sociedad y sus necesidades y evitarnos espectáculos como el que hemos presenciado este mediodía, donde una pobre mujer a la que la han robado (y lo digo literalmente) a su hija se tiene que ver abocada a un escarnio público debido a una sinvergüenza que se hacía llamar su amiga.

Es por eso que pedimos que se regularice la situación en España, que se escuche a los promotores de la ILP todo el buen trabajo que llevan haciendo y evitar de esta manera la gestación subrogada clandestina, y que por una vez nos demuestren que si están gobernando es por algo más que por amiguismo de partido. La gestación subrogada se puede hacer bien, dentro de un marco total de legalidad donde ninguno de sus “actores principales” quede desprotegido, pero para conseguirlo hace falta grandeza  política, y de eso hoy en día no vamos sobrados…

No querríamos acabar sin mencionar el papel de Marta (la teórica surrogate). Estamos hablando que lo que ha hecho ha sido robar un bebé, por lo que la podríamos poner al mismo nivel que la monja que robaba niños (no recuerdo su nombre). Esto nos demuestra el vacío tan terrible que hay , ya que nos guste o no, la justicia está de su lado, de una ladrona sin escrúpulos capaz de robar el hijo a su mejor amiga.

ver video

R&C

¿Qué opinan los especialistas en España?

Javier Nadal, director de la unidad de reproducción asistida de la clínica Teknon de Barcelona  y miembro del grupo de ética de la Sociedad Española de Fertilidad sobre la ILP: “es absolutamente justo, en este tema hay mucha hipocresia social“.

Manuel Fernández, director de IVI Sevilla: ” es una técnica que beneficia a mujeres que no tienen útero, estamos a favor del cambio de ley“.

Antonio Pellicer, jefe de Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital La Fe de Valencia y copresidente del IVI, explica que en España la gestación subrogada está prohibida desde que se redactó, en 1988, la primera Ley de Reproducción Asistida debido varios casos escandalosos que hubo en EEUU en los inicios de la técnica pero añade: ” “Son circunstancias que ya están perfectamente controladas en EEUU“.  ver noticia

Bajo nuestro punto de vista, el hecho que los especialistas de este país (no olvidemos que España es una referencia a nivel mundial en cuanto a reproducción asistida) se involucren de una manera tan clara es una gran noticia. No hablamos de actores/ cantantes famosos ni de parejas anónimas como nosotros explicando las ventajas y como nos cambio la vida la subrogación. Hablamos de los que más saben de esto, de los que  cada día conviven con parejas que su única solución sería un útero ajeno, y de los que  si algún día se legaliza en España tendrán un papel fundamental en la normalización de la técnica.

Si por un lado tenemos que felicitarnos todos por la opinión de estos especialistas, el largo silencio que han tenido durante muchos años también es reprobable. No nos cabe ninguna duda que sabían perfectamente que cientos de parejas teníamos que cruzar anualmente medio mundo para poder tener un hijo, yendo muchas veces a ciegas. Tal y como comenta el Sr. Pellicer: “los  centros de reproducción en España, debido a la prohibición que existe, no hablan de esta posibilidad a los pacientes ni la apoyan“. Bajo nuestro punto de vista, el silencio que te ofrecían como respuesta venía dado por el hecho de que no era su “negocio”. Como bien sabemos todos son negocios privados, siendo su mayor interés el de ganar dinero ofreciendo unos servicios, y es aquí donde radica nuestra crítica. Si tu única opción era una técnica que no estaba en su cartera de servicios, ni te la comentaban ni la apoyaban, aun a sabiendas de que podía ser LA MANERA.

Si que es verdad que en los últimos años algunas clínicas se han abierto mediante colaboraciones con algunas agencias americanas. Lo que te permite dicha colaboración es ahorrarte parte del protocolo médico en EE.UU, y en lugar de tener que estar todo un mes fuera de casa, estando 10 días es suficiente.

¿ Qué ha cambiado?

Bajo nuestro punto de vista hay dos motivos:

1- Médico:

De la misma manera que el silencio ha sido su respuesta durante mucho tiempo hay que valorar la gran capacidad médica que hay en España en cuanto a reproducción asistida. No dudamos de que ya hace mucho tiempo que saben que médicamente es una técnica de reproducción asistida con muchas ventajas, que lleva muchos años funcionando en otros países y han visto con la ILP y el exponencial crecimiento mediático una buena oportunidad para salir a la palestra.

2- Económico:

Tal y como hemos comentado arriba son empresas privadas y saben que la subrogación es un pastel muy apetitoso. Hablamos de una técnica  que aumentará mucho en cuanto a gente interesada. No sólo hablamos de parejas donde la mujer tiene problemas de útero o vitales a la hora de gestar. Hablamos también de los nuevos modelos familiares (dígase familias monoparentales o homosexuales masculinas) que ya existen en nuestra sociedad, con exactamente los mismos derechos y las mismas obligaciones que las demás. Parejas (ya no solo de España, sino de toda Europa) acudirían a estos centros en caso de que en España fuera legal (como acuden parejas de toda Europa a realizarse FIV) , y hablamos de mucho dinero…

No queremos que el interés económico suene como una crítica. Siempre hemos defendido que una empresa tiene la obligación de ser lo máximo rentable posible. Lo que criticamos es que se llevara esa rentabilidad al máximo, olvidándose a veces de que eran y son especialistas en reproducción asistida (lo que incluye tanto las técnicas que ofreces en tu cartera de servicios como las que no), pero vamos a quedarnos con lo bueno, y tal y como se dice, nunca es tarde si la dicha es buena…

R&C

Novedades (I)

Ya estamos en casa. Atrás dejamos un mes donde hemos disfrutado del agradable verano austral, para volver, después de casi 14 horas de vuelo, al gris y frío invierno español. Ha sido un mes en el que Little R ha conocido y se ha empapado del otro 50% de sus raíces, y a nosotros, sus padres, nos ha servido para despejar un poco la cabeza y cargar pilas para afrontar un año que se antoja – tanto a nivel social como acerca de la subrogación – complicado y movido.

Enfocándonos en en tema de la subrogación, 2012 lo cerramos con un amparo legal que nos cubría a todas las parejas que nos desplazábamos a E.E.U.U. y la India. Los mecanismos eran distintos, más rápidos y directos cuando se trataba de E.E.U.U., pero totalmente legal en cualquiera de los dos casos. Pero en los dos meses que llevamos de 2013, las cosas han cambiado: La subrogación en la India queda prácticamente descartada (lo veremos en el próximo post) y, en E.E.U.U.  se está por ver, ya que la instrucción de la Dirección General de Recursos Notariales (DGNR) que nos ampara a todas las parejas que tenemos hijos mediante la subrogación, se encuentra en el Tribunal Supremo, y como os podéis imaginar, de la sentencia que se produzca habrá un antes y un después.

Para entender como se ha llegado a este punto es bueno echar la vista atrás y analizar cronológicamente los hechos que han llevado a dicha instrucción al Tribunal Supremo.

En toda esta situación hay que diferenciar entre parejas heterosexuales y homosexuales. Las heterosexuales llevamos años acudiendo a E.E.U.U., siendo nulos los problemas que nos hemos encontrado a la hora de inscribir a nuestro hijo en el consulado correspondiente. Nos valía la “mentira” de decir que se nos había adelantado el parto estando de vacaciones y nadie preguntaba nada más. Las parejas homosexuales no lo han tenido tan fácil. Una vez nacido su hijo se encontraban que sólo uno podía figurar como padre, teniendo que poner como madre a la surrogate. Todo esto cambió cuando N y C,  pareja homosexual de Valencia, consiguieron por primera vez en España inscribir a sus dos hijos nacidos mediante gestación subrogada. La estrategia jurídica que utilizaron fue la resolución judicial emitida por un órgano competente del país de origen, en la cual se especifica claramente quienes son los padres del recién nacido.

Al poco tiempo de conseguir el registro, la fiscalía de Valencia demandó a la DGRN por el registro de los niños. Después de pasar por el Tribunal Superior de Justicia de Valencia, siguieron recurriendo hasta llegar al Tribunal Supremo.

¿Qué puede pasar?

La respuesta es bien clara, nos encontramos en una situación de blanco o negro, donde la resolución emitida va a marcar un antes y un después en lo que refiere a la subrogación en España. Una sentencia favorable sería un espaldarazo a la resolución, lo que podría forzar un debate sobre la legalidad de la práctica aquí en España. Una sentencia desfavorable nos volvería a llevar a la clandestinidad, al miedo de tener que pasar por un proceso duro de por sí, sin ningún amparo legal y volver a las mentiras del pasado, donde había que inventarse una vacaciones en E.E.U.U.

Sea cual sea la respuesta, lo que tenemos claro es que si la resolución ha llegado al Tribunal Supremo no es tanto por la subrogación en sí, sino por el hecho de que parejas homosexuales puedan formar familia. Vivimos en un  país con una fuerte carga conservadora, empezando por el Gobierno (sólo hay que escuchar las declaraciones del Ministro de Interior hace un par de días) y siguiendo por el gran peso que aún tiene la Iglesia Católica. La sentencia favorable al matrimonio homosexual ya les supuso una bofetada en toda regla, hablamos de gente que sigue estancada en la idea de la familia única, la de papá y mamá,  sin querer ver que el mundo ha cambiado, que ya somos muchos los ciudadanos que nos da igual con quien quiera uno formar familia y que no hay pareja más perfecta para educar a niños que aquella que se quiere y se respeta, cualidades que nada tienen que ver con el género.

Durante los casi dos años que estuvimos nosotros buscando a nuestro a hijo, coincidimos algunas parejas homosexuales. Fue allí cuando descubrimos la discriminación a la que se han tenido que ir enfrentando a lo largo de estos años por parte de los distintos estamentos públicos (Consulados, Registros Notariales…), y ojo, no podemos olvidarnos que, gracias a su capacidad organizativa, hoy en día existe la resolución judicial que nos ampara a todos.

No nos gusta nada tener que separar parejas heterosexuales de homosexuales, somos de los que creemos que estamos todos en el mismo barco, ya que necesitamos de una 3ª persona para gestar a nuestro hijo, pero por desgracia, a día de hoy en España aún existen distintas maneras de actuar en función de si sigues lo que marca el convencionalismo (papá y mamá) o si eres “distinto”, y aunque uno pertenezca al grupo de los que lo tienen “fácil” no deja de indignarse cuando ve que pasan este tipo de situaciones. Siempre hemos dicho que nos gustaría aumentar la familia, darle un hermanito/a a Little R, y nos gustaría que cuando llegue el momento, España sea un país donde si no es legal, por lo menos no te ponga trabas y te ampare legalmente, para no tener que hacer la comedia de las “vacaciones accidentadas”.

Soñando con un país mejor nos despedimos hasta la próxima…

R&C

Hablemos de dinero (II)

Una de las grandes preguntas que aparecen cuando uno se empieza a plantear la subrogación es, sin duda, la cantidad de dinero que se debe disponer para afrontar con “tranquilidad” el proceso. Saber el número exacto que se debe tener para que todas las preocupaciones se deban al éxito o al no éxito final del proceso. Siempre se habla de una cantidad, que ronda los 100.000 €, pero hay que saber que a pesar de que la cantidad final se aproxima a dicho valor, siempre hay que estar preparado para que el precio final sea superior, ya que hay imprevistos que pueden ir saliendo y para el que hay que estar preparado.

Tal y como contamos en el anterior post, hay una serie de gastos que se pueden cuantificar con bastante precisión. Dichos gastos son los que se abonan directamente a la agencia, y los cuales os van a servir para cubrir todo lo relacionado con la surrogate mother, los abogados, minutas de la agencia y tratamientos médicos. A pesar de representar un tanto % muy elevado del coste total, hay que plantearse que existen otros dos grandes gastos que os pueden variar el precio final del proceso.

1- Seguros:

Es sin duda el tema más complejo, y donde el dinero a pagar puede variar mucho. Ya le dedicamos un post entero, donde explicamos que opciones existen, sus respectivos deducibles y que os podría salir más económico. El valor final a pagar va a depender de las complicaciones que puedan ir saliendo por el camino, pero tal y como contamos, la opción más “económica” es la que la surrogate mother dispone de un seguro propio, que incluye la subrogación, y olvidarse de la posibilidad de tener gemelos.

Es importante matizar que el dinero se paga directamente a la agencia de seguros. Con ellos vais a contemplar las distintas opciones y con ellos vais a contactar para cualquier problema que pueda ir pasando.

Para acabar con el tema de los seguros os queremos dar un aviso. Hay agencias que por tal de disminuir costes, incluyen el seguro del futuro bebé en el seguro de la surrogate mother. Mucho cuidado con esta opción, ya que hablamos de un fraude que os puede ocasionar muchos problemas (tanto legales como económicos) y que a larga nos podría perjudicar a todos los que tenemos esta única opción para tener hijos biológicos, ya que el gobierno americano es muy estricto con estas actitudes, y lo que hoy es perfectamente legal, mañana por situaciones como estas, podría dejar de serlo. Sabemos que cualquier ahorro en un proceso tan caro siempre es bienvenido, pero muchas veces, lo barato acaba siendo caro, así que mucho cuidado.

2- Viajes a EEUU:

Otro de los grandes enigmas que uno tiene cuando empieza con la subrogación, es saber el número de veces que tendréis que viajar a EEUU, y el tiempo que os tendréis que quedar. Obligatoriamente vais a tener que ir dos veces, que son durante el protocolo médico de ella+ transferencia y cuando nazca el bebé. En ambos casos, el periodo de estancia es aproximadamente de un mes, siempre y cuando hagáis todo el protocolo médico en EEUU. Decimos esto, por que sabemos que hay agencias que trabajan con clínicas de reproducción asistida en España, lo que acorta la estadía en EEUU a la mitad.

A banda de las dos veces obligatorias, hay dos momentos del proceso, que sin ser obligatorio, si es muy recomendable ir. La primera es para conocer a la surrogate mother. A pesar de que nosotros lo hicimos via Skype, creemos que por poco que podáis, hacerlo en directo siempre es mejor. La segunda, es sobre el mes 6/7 de embarazo. Tal y como hemos contado muchas veces, el niño va a nacer en la cuidad de origen de la surrogate mother, por lo que hacerse una idea general de la ciudad, del hospital donde va a nacer etc os va a facilitar mucho  en el momento del nacimiento. Si sumamos todos estos desplazamientos, y sin ir de grandes lujos, el presupuesto final puede aumentar unos 15.000$ más.

Y hasta aquí un breve resumen de  los gastos. Por el camino encontraréis algún gasto más, trámites burocráticos varios, algún análisis inicial en Barcelona. Gastos menores, no superiores en total a los 1.000€, pero gastos al fin y al cabo.

Por supuesto, si ha quedado algún aspecto poco claro, tanto del tema tratado hoy  como de cualquier otro tema, no dudéis en contactar con nosotros (ramonycarla@gmail.com) e intentaremos ayudar en lo que podamos.

R&C+r

La llegada

Una de las cosas que siempre nos preguntábamos – a pesar del  famoso “hospital tour” – , y nunca pudimos saber a ciencia cierta, era cómo iban a ser las primeras horas del nacimiento de Little R. y cómo sería el protocolo y el trato por parte del personal del hospital en nuestro caso. Sabemos que hay algunos estados de E.E.U.U. que están muy familiarizados con el tema, pero en Atlanta, y en “nuestro” hospital, no habían habido demasiados casos antes. Si a esto le añadimos el sorpresivo adelanto del nacimiento, y la llegada a deshora de C, os podéis imaginar su estado de incertidumbre a la llegada a Atlanta, de no saber exactamente con qué se iba a encontrar una vez llegada al hospital.

Lo que C se encontró en el hospital, nada mas llegar, fue unas recepcionistas tan amables como descolocadas. No entendían mucho el caso, y cuando C (con sus piernas temblando) preguntó por su hijo, la respuesta fue “debe estar con ‘su madre‘, no?”. Después de explicarles que la madre era ella, la enviaron a la habitación de A, donde una sonriente y aliviada A le dio la bienvenida.

El sistema de seguridad del hospital permite que solo las personas que tienen una bandita especial en su muñeca (que es la misma que tiene el niño en su pie y en su muñeca) puedan estar solos con él. Como A era la única persona que estaba ahí después del parto, era la única que podía avisar a las enfermeras para que trajeran al niño de la nursery, así es que apenas le contó como había sido todo lo del parto, mostrándole las fotos que le habían sacado recién nacido,  apareció la enfermera con el carrito que traía al pequeño a conocer a su madre. C lo vio entrar en cámara lenta, y apenas lo vio, no supo como cogerlo… A le iba dando pequeños consejos prácticos, y mientras tanto las enfermeras se encargaban de dar los horarios para la comida, y comenzaban a mover los hilos para que todas las responsabilidades del bebé pasaran a C. Así fueron pasando las horas en que C y Little R se iban conociendo, y el personal del hospital se iba familiarizando con el caso.

El protocolo resultó sencillo, había un pequeño cuarto con un sofá en frente de la nursery – “the parents room” – que sería en donde C y R podrían estar con Little R todo el tiempo que quisieran, sería “su habitación”, y la única persona que podría estar con el bebé sola, sería la que tuviera la nueva bandita, es decir C. Hasta que no se hizo efectivo el cambio de banditas, C estuvo con A en su habitación con el niño. Y fue allí en donde se hizo el traspaso de responsabilidades “the big moment“, como A lo llamó. Todas las enfermeras que estaban por ahí fueron muy amables, muy empáticas y muy interesadas en el caso, ahí mismo C tuvo que firmar una serie de “contratos” en relación a la responsabilidad de cuidar al niño (no dejarlo solo bajo ninguna circunstancia y no confiar en ninguna persona que no lleve su identificación colgada al cuello), decidir si se le administraban las vacunas, entre otras cosas. La primera noche Little R pasó la noche en la nursery ya que C partió a instalarse y a descansar, y a partir del día siguiente C se hizo cargo de él durante todo el día, y por la tarde-noche, ya se les unió R.

Durante los primeros días al bebé le realizan una serie de análisis obligatorios, y si está sano y pasa correctamente todos los exámenes, después de 48 horas de nacido, ya puede irse a casa, pero para eso tiene que pasar por una serie de condiciones o exigencias:

1.- Tener una silla para el coche. Sin ella no podréis sacar al niño del hospital.
En el caso de que el niño nazca antes de la semana 37, por lo menos en Atlanta, les realizan una prueba por la cual se aseguran de que los bebés prematuros son capaces de sentarse en un asiento de coche de forma segura, sin ningún tipo de episodios de desaturación, apnea o bradicardia. Para ello tenéis que llevar la sillita al hospital para que le puedan dar el alta.

2.- Tener el alta por escrito por parte del pediatra que lo vio en el hospital

3.- Notificar el nombre del pediatra que lo visitará rutinariamente en el período en que os encontréis en E.E.U.U., y la fecha de la primera cita. Nosotros buscamos un pediatra que estuviese dentro de la red médica que cubría nuestro seguro.

4.- Tener rellenado y entregado todo el papeleo para la obtención del Certificado de Nacimiento, primer paso dentro de una serie de trámites burocráticos para la obtención de los pasaportes (ya lo veremos en el siguiente post)

Antes de irnos, la enfermera a cargo nos preguntó si teníamos todo lo necesario en casa para cuidar al bebé, y nos llenó de bolsas con pañales, fórmula, biberones, chupetes, una manta, unas camisetas, calcetines, y gorritos para que pudiéramos sobrevivir los primeros días sin tener que ir corriendo a la farmacia a abastecernos con los artículos básicos necesarios para cuidar de Little R.

Y 18 días mas tarde  aquí seguimos, con sueño acumulado, expertos en cambiar pañales, pero felices y contentos. Little R es un niño sano, que come y crece al ritmo apropiado. Durante estas casi tres semanas hemos visitado dos veces al pediatra, siendo los resultados satisfactorios, así que como decimos arriba, estamos tan cansados como felices.

Por otro lado está el tema de los pasaportes ( tanto el americano como el español). Hay que realizar una serie de trámites  que vamos a ver en el próximo post, ya que a pesar de que no son muy complejos, requieren una cierta explicación.

Hasta ese momento, un saludo de los 3!

R&C+r

La agencia ideal (II)

En el post anterior comentamos cómo sería nuestra agencia ideal en la primera fase (más burocrática) del proceso. Hoy queremos continuar con la fase 2, en donde ya se comienza a trabajar con la surrogate y los médicos buscando el embarazo, y cómo creemos que debería comportarse la agencia en todo este proceso.

1.- La preparación médica: En nuestra agencia ideal, nuestro agente se encargaría de conectar a los médicos con los donantes y la surrogate para definir un calendario que convenga a las 3 partes. Una vez que todos se ponen de acuerdo, el equipo médico junto con el agente, harían las gestiones para que todo el proceso de estimulación ovárica (si es que la donante es la misma futura madre) pudiese comenzar en casa, reduciendo así la estadía en E.E.U.U a la mitad. En un post anterior comentamos que el proceso de estimulación ovárica en un principio (cuando se sincronizan los ciclos de la surrogate con la donante) es bastante relajada, los controles son espaciados entre si, son esas 2 semanas, o semana y media en la que proponemos que se haga en casa. Luego, la preparación del viaje se puede hacer con más calma y ya sabiendo que todo el proceso ha comenzado correctamente. Sabemos que es posible, que alguna agencia lo hace, y con los avances tecnológicos que hay no resulta tan difícil poner en contacto a 2 médicos para ir analizando los avances del proceso.

2.- El viaje a E.E.U.U.: Viajar a un país tan diferente como Estados Unidos, y en una situación tan especial como ésta, puede ser una experiencia bastante estresante. En nuestra agencia ideal, algún representante te recibiría en el aeropuerto, te llevaría al hotel y, al día siguiente, te llevaría a la clínica y a la oficina de los abogados, te presentaría al doctor y al abogado, te explicaría un poco cómo funcionan las cosas en la ciudad, te presentaría a la surrogate (si es que no la has conocido en persona anteriormente), e intentaría que todos pudiesen estar lo más cómodos posible. Sería una persona que estaría para ayudar en cualquier percance que pueda ir surgiendo a lo largo del proceso. Creemos que ponerle cara y ojos a una agencia es fundamental, especialmente cuando estás tan lejos de tu casa, saber que puedes contar con alguien allí, directamente.

3.- Embarazo: En nuestra agencia ideal habría un protocolo de actuación, o más bien una pauta de mínimos en relación a la comunicación entre la surrogate mother y los intended parents. Sabemos que  este tipo de relación pueden ser muy diferentes, dependen de la personalidad de cada uno, pero aún así, creemos que en la agencia ideal ayudaría a asentar esa relación, aconsejando qué tipo de imágenes enviar, con cuánta frecuencia, o qué es mejor evitar decir a la surrogate, etc. Sabemos que hay surrogates muy entregadas a la experiencia, pero hay otras que no lo están tanto, y por lo tanto, debería haber un mínimo para que todos los futuros padres puedan disfrutar de la experiencia de vivir un embarazo a la distancia.

Para terminar, y a modo de resumen, les dejamos unas pocas preguntas que os pueden ayudar a determinar si la agencia con quien están contactando es “ideal” o no:

1- ¿ Cual sería el importe total, tirando para arriba y no para abajo?

2- ¿ Habrá alguien concreto que nos ayudará durante el proceso de más papeleo?

3-¿ Escogemos nosotros o escogéis vosotros a la surrogate mother?

4- ¿ Trabajáis con alguna clínica de reproducción en España?

5-  Cuando tengamos que viajar a Estados Unidos, ¿ Tenéis a alguien que nos acompañe?

6- ¿ Tenéis protocolo de trabajo al cual adaptarse durante el embarazo?

R&C

congratulations, you are pregnant!

Los días posteriores a la transferencia pasan como dentro de una nebulosa. Entre el jetlag, la vuelta a la rutina, los cambios hormonales, el cansancio y la permanente sensación de que nada está en tus manos, van pasando los días sin que te des cuenta. Intentas no pensar demasiado en el tema, te inventas cosas que hacer y te haces rodear de la gente a la que quieres para que esos 11 días se hagan fáciles. Siempre hay momentos en los que te sorpendes repitiendo “por favor, por favor, por favor que todo salga bien“, y a medida que se acerca esa fecha, los nervios aparecen inevitablemente. Te pones en todas las situaciones, en tu cabeza ya se van armando los planes A, B, C… hasta que llega el día, y con la diferencia horaria, la noche en la que deberías recibir la noticia. ¿Nos llamarán por teléfono?, ¿nos enviarán un mail?, ¿nos dirán algo en la mañana siguiente?, pasas el día pensando en el cómo te lo dirán, el dolor de estómago se agranda… pasan las horas, te vas a la cama y apagas la luz creyendo que podrás dormir hasta el día siguiente… pero a eso de las 1:30 am, entre todas las vueltas que ya te has dado, suena el bendito sonidito que te avisa que “tienes un mail“. Con miedo, abres la cuenta, y ahí, con letras en mayúscula, en el asunto del email lees: Congratulations, you are pregnant!… y junto con la sonrisa, aparecen más nervios, alivio, preocupación, una alegría inmensa y un poco de miedo: comienza la cuenta atrás!…

Técnicamente, en el día 11 después de la transferencia, se le hace un análisis de sangre que arrojará ciertos niveles hormonales que dirán si la surrogate está o no embarazada, la hormona buscada es la GSH (gonadotropina cariónica humana), que aparece tanto en orina como en sangre. El nivel de esta hormona tiene que ir aumentando a medida que van pasando los días, por lo que durante las 2 semanas siguientes, el doctor irá haciendo un seguimiento constante para asegurar que el embarazo va por buen camino.

A partir de aquí, comienza una nueva etapa, dentro de la felicidad de saber que todo va bien, aparece la preocupación por saber qué tipo de embarazo es el que empieza, ya que dos semanas después de la gran noticia se hará la primera eco que confirmará el embarazo visualmente, y en donde se espera oir los latidos del corazón y, quizás lo más preocupante, se verá si son uno o dos bebés. Como ya os hemos comentado en post anteriores, el tener gemelos en USA es económicamente casi inviable, no existen seguros que los cubra una vez nacidos, y las posibilidades de que nazcan antes de tiempo son un 80% más o menos… entonces, como os podéis imaginar, nuestros dedos se cruzaban esta vez para que “por favor, por favor, por favor que sea sólo uno“.

R&C

La transferencia

Una de las botellas de vino que creíamos que íbamos a saborear más en nuestra vida de pareja, era sin duda la que abrimos la noche que decíamos adiós a Pasadena. Una botella que fue comprada en Santa Bárbara, con la intención de celebrar que la transferencia se había llevado a cabo, y que en unas pocas horas un avión nos traería de vuelta a España. El resultado fue un poco distinto, el agotamiento emocional de la última semana producido por las distintas decisiones que hay que ir tomando sobre la marcha, el conocer en persona a A, y el saber que ya nada estaba en nuestras manos, hizo que al cabo de un par de copas ya estuviéramos roncando.

Tal y como contamos en el post  anterior, una vez fecundados los óvulos hay que esperar 24 horas para ver cuantos embriones se han formado, y  en función de ese resultado,  vais a barajar distintas opciones, teniendo que tomar decisiones sobre la marcha que marcarán la fecha definitiva de la transferencia.

Esas decisiones son básciamente 2:

1- Prueba genética (PGS):

Una de las decisiones que se pueden barajar, es la de realizar un exámen genético embrionario, proceso poco conocido, y que dependerá de la calidad y la cantidad de los embriones formados. Hay que evaluar pros y contras, ya que se trata de una prueba que, por un lado aporta grandes ventajas, pero por otro tiene algunos riesgos. Este análisis consiste en la extracción de una célula de cada embrión, que será estudiada junto con el ADN paterno y materno, para descartar cualquier alteración de orden genético. Se realiza en el tercer día de desarrollo embrionario, para ser transferidos en el quinto día. Los que sobrevivan a este tiempo -y que estén sin alteraciones cromosómicas- podrán ser transferidos o congelados para futuras transferencias. ¿Cuales son los beneficios de este análisis?: descartar la aneuploidía fetal (un número anormal de cromosomas, que pueden derivar en enfermedades genéticas, como el síndrome de down), que es una de las causas más comunes en los abortos espontáneos. Es una prueba recomendada para las madres mayores de 35 años, las que hayan tenido anteriormente varias pérdidas, o hayan vivido procesos de FIV no exitosos.  ¿Cuáles son los riesgos?: el mayor punto en contra es que se pierden embriones en el camino (no todos aguantan más de 3 días fuera), y si han resultado poca cantidad, seguramente el médico no aprobará este análisis, ya que es él quien es el que tiene la última palabra.

Hay que tener en cuenta que esta prueba no garantiza el éxito del embarazo, aunque si puede aumentar las posibilidades, ya que son embriones que han aguantado 2 días más fuera del útero, y no tienen alteraciones genéticas de ningún tipo.

Si han oído hablar de la opción de escoger el sexo del bebé, esta es la manera en que se puede hacer, al ser un análisis de todos los cromosomas, se verá si es XX o XY.

Tenéis que tener que tener en cuenta que con este análisis, el día de la transferencia será el 5º día, y no el 3º como se suele hacer. Esta pequeña demora en la transferencia, no afecta a la fecha de llegada de la surrogate mother, ya que ella tendrá que estar en L.A. el 2º día después de la fecundación (por si el doctor decide no hacer la prueba), pero si le afecta en la fecha de partida, ya que tendrá que quedarse un par de días más. El precio de este análisis es de US$4.500.

2- Congelamiento de embriones:

Con las estadísticas en la mano, las posibilidades de éxito en el primer intento ronda el 70%, subiendo al 80% en el segundo, y sobrepasando el 90% en el tercero. Es por eso que nosotros contratamos un plan de tres intentos con la agencia. Un plan que te permite -pagando un poco más- tener 3 oportunidades, todas dentro de un mismo año, y con la misma surrogate. Teniendo en cuenta este plan, la complejidad del proceso médico y la larga distancia que existe entre España y E.E.U.U, el congelamiento de embriones era una muy buena opción para nosotros, así que la primera decisión fue fácil: destruímos el esperma congelado y congelamos los embriones que quedaron, los cuales podrían ser utilizados para un segundo o tercer intento, o incluso para un futuro más lejano, si pensáramos en aumentar la familia. El precio de congelar embriones es el mismo que el congelamiento de esperma, sobre unos $450 anuales.

Una vez resueltos estos dos aspectos, llega el gran momento de la transferencia de los embriones a la surrogate mother, proceso muy sencillo que no requiere de anestesia y que se realiza mediante un catéter, el cual los deposita en la cavidad uterina a través del cuello del útero. Se le pedirá a la surrogate tener la vejiga llena para tener una buena visión a través de una ecografía abdominal durante el proceso, que durará no más de 5 minutos, y en el que podréis estar presentes, y donde tendréis que decidir in situ (con el genetista y el doctor) la cantidad de embriones a transferir.

A partir de aquí, la palabra que describe lo que viene es paciencia, ya la suerte está echada, sólo queda esperar con los dedos cruzados que en 12 días recibas el esperado mail de “congratulations, you are pregnant!”…

Para acabar nuestros relatos sobre nuestra primera experiencia en tierras americanas, no podemos dejar de mencionar al personal de la clínica reproductiva, quienes desde el primer día nos hicieron sentir muy cómodos, acogidos y acompañados y nos guiaron en todo este proceso con mucha paciencia, simpatía y profesionalidad.

R&C

A %d blogueros les gusta esto: