Archivo de etiquetas| padres

Papá, mamá. ¿En que barriga estuve yo?

Pues si, el día que tanto nos habíamos imaginado y visualizado en nuestras cabezas llegó, de la manera que siempre suelen llegar estas cosas, de imprevisto y cuando menos te lo esperas. Fue durante estas últimas fiestas de navidad, estando los tres en casa y con la tele de fondo encendida. No os sabríamos decir exactamente que había, si una película o un anuncio, pero algo relacionado con un embarazo llamó la atención de r, produciéndose el siguiente diálogo:

r: ¿Por qué los niños pequeños están en la barriga de sus mamás?

Nosotros: Porque tienen que crecer y estar fuertes.

r: y yo ¿estuve un tu barriga mamá?

Mamá: Ya sabes que no, mi barriga estaba enferma y tuviste que estar en otra barriga.

Aquí un pequeño inciso. Hasta este punto de la conversación habíamos llegado alguna vez pero nunca habíamos pasado de este punto

r: ¿y en que barriga estuve yo?

Nosotros: Glups…. ¿Te acuerdas de A, la amiga de los papás con la que de vez en cuando hablamos por skype? Pues en su barriga estuviste. El Dr. Kolb cogió un trocito de papá, un trocito de mamá, los juntó como una bolita de plastelina y saliste tu,  y te metió dentro de la barriga de para que te hicieras grande y fuerte.

r: ahhh…

Tres segundos más tarde su cabeza ya estaba en otra parte, con alguno de los juguetes nuevos que Papá Noel le había traído, y nosotros aliviados de haber pasado este primer contacto con sus orígenes de una manera tan normal e improvisada. Si de algo nos reafirmamos de nuestra actitud respecto al nacimiento de nuestro hijo por GS es que la transparencia ayuda mucho, es decir, y por poner algún ejemplo, el hecho de haberle introducido la figura de A desde el primer día, de él haberla visto en fotos o en directo vía skype, nos ha servido para que él pueda poner una cara, entender quien es esa persona que vive en la misma ciudad que él nació y de la que le hablamos a menudo.

No sabemos cómo serán sus reacciones futuras, en breves meses cumplirá los cuatro años por lo que aún es muy pequeño, pero lo que si tenemos muy claro es que ante un exceso o defecto de transparencia preferimos pecar de exceso  (último ejemplo con su profesora del colegio, quien ya lo sabía, pero la quisimos alertar de que habíamos empezado un segundo proceso y que él ya entendía más o menos como había nacido).

Para acabar os enlazaremos un reportaje que se emitió en Noticias Cuatro en el que aparecemos ( ver noticias) . Sale a partir del minuto 29.04 seg.

¡Feliz año 2016!

R&C

PD: Nuestro segundo proceso va moviéndose, lento pero seguro. Aún no tenemos noticias significativas pero esperamos en breve poder contar algún avance significativo.

Libres de responsabilidad…

Se acabó. Ahora si podemos decir que nuestro vínculo con EEUU ha llegado a su fin. Ya no habrá más ” monthly client expense account reports” desgranándonos los gastos que ha habido mes a mes, ni sustos inesperados que puedan suponer el desembolso de más dinero. Y es que para la finalización del proceso tendríamos que separar el final emocional, que fue nacimiento del bebé, con el final práctico, cuando la agencia y la compañía de seguros cierran nuestra cuenta, y esto sucede 6 meses después del nacimiento. En nuestro caso el final emocional se produjo el 26/04, por lo que hasta el 26/10 no se pudo hacer balance final de todo el proceso. Durante estos 6 meses la agencia y la compañía de seguros, cuenta con el dinero restante y de los deducibles, por si es necesario para cerrar los últimos gastos.

Para que os pueda servir de referencia, el dinero que teníamos era:

-Compañía de seguros: Los deducibles que tuvimos que pagar fueron $15.000. Lo que nos devuelven serán aproximadamente $12.500. Hay que tener en cuenta que no hubo ninguna complicación con el nacimiento de Little R, pero siempre hay algún gasto que no va incluido en el seguro, como por ejemplo el pediatra (2 visitas) que atendió al niño durante el mes que estuvimos en Atlanta.

-Agencia: De los más de $140.000 que ingresamos al principio del proceso,  nos ha quedado un excedente de 2.500$, así es que, como podéis ver, el cálculo que suelen hacer se aproxima bastante al valor final a pagar.

Ahora si, ya libres de ataduras, queremos agradecer a este país  la opción de cumplir el sueño de formar una familia, y esperamos que no pase mucho tiempo antes de volver (ya estamos en plan de ahorro), ya que si alguna cosa tenemos clara es que la subrogación va a volver a ser el medio para darle un hermanito/a a Little R

R&C+r

Transplante de útero

Si tuviéramos que destacar un año clave en relación a la reproducción asistida sería el ya lejano 1978, año en el que nació en Inglaterra el primer bebé por medio de una FIV. Desde ese momento en adelante, las mejoras que ha habido en este campo han sido sensacionales. Mejoras en aspectos como la selección embrionaria y estimulación ovárica han permitido que el porcentaje de éxito haya ido aumentando, y que muchas parejas se hayan beneficiado de una técnica, que en su inicio, tampoco se libró de cierta polémica (recordemos la expresión “niños probeta”).

Nadie en su sano juicio podría poner en duda lo mucho han ayudado estos avances, la cantidad de parejas que han conseguido tener hijos gracias a la ciencia, en definitiva, el gran papel realizado por la clínicas de reproducción asistida. Eso no quita que no deje de ser curioso lo poco que se había avanzado en relación al útero o matriz, que es una de las partes fundamentales a la hora de gestar un hijo. Muchas son la mujeres que, a pesar de tener ovarios en buenas condiciones, no pueden gestar un hijo debido a una malformación en el útero o una histerectomía, teniendo la subrogación como único camino viable a la hora de tener hijos biológicos. Pero a partir de ahora, lo que hace bien poco parecía un imposible ya es una realidad: el transplante de útero. Ya existen en el mundo dos mujeres con el útero transplantado, quienes se están preparando médicamente para, si todo va bien, quedar embarazadas el año que viene.

(video)

La verdad que la noticia nos dejó sorprendidos. Nosotros como pareja podríamos ser una de las que se beneficiaran de dicha técnica, al fin y al cabo C tiene poco más de 30 años, sus ovarios funcionan perfectamente y tenemos embriones congelados, es decir, entre las dos chicas suecas y C no existe ninguna diferencia. Todo esto nos llevó a plantearnos (de modo hipotético) que haríamos en caso de que nos llamaran de Suecia y nos preguntaran: ¿os interesa?

Después de hablar durante un buen rato, llegamos a la conclusión de que no lo tendríamos nada claro, incluso podríamos decir que la balanza se inclinaría hacia el no, ya que lo que a primera vista parece muy bonito supone un largo y difícil camino. No podemos olvidar que es un transplante de órgano, igual que un riñón o un hígado, lo que a parte de una operación importante le tendríamos que añadir una combinación de fármacos inmunosupresores.  ¿Qué son los fármacos inmunosupresores? Son fármacos que producen una supresión del sistema inmunitario, que es el encargado de detectar y actuar contra elementos extraños. No podemos olvidar que cuando se transplanta un órgano, el organismo lo detecta como un agente extraño, por lo que la supresión del sistema inmunitario es fundamental para el éxito final del transplante. Esto lleva que cualquier décima de fiebre puede suponer un serio problema con visita obligada al hospital.

Todo esto lleva también a un debate ético-médico acerca de los transplantes de órganos. Hay que tener en cuenta que un transplante se produce cuando de una cuestión vital se trata (ej.con el hígado)  o cuando se produce una gran mejora en la calidad de vida de una persona (ej. con el riñón, ya que te evita sesiones de diálisis 3 veces a la semana) que hacen que todos los efectos secundarios derivados de la medicación queden en un total segundo plano, y bajo nuestro punto de vista el transplante de útero no cumple dicha relación beneficio/riesgo. Somos de la opinión de que “sólo”por el hecho de poder gestar a tu hijo (una parte muy pequeña de todo el camino que supone tener un hijo) no compensa pasar por un camino tan difícil como el del transplante de un órgano, por lo que entre un transplante o la subrogación para poder aumentar familia, la subrogación sería nuestra opción.

No queremos dar la impresión de no valorar en su justa medida el avance que supone el transplante de útero. Se trata sin duda de un avance pionero en el campo de la reproducción asistida, y que seguro va ayudar a muchas mujeres a cumplir su deseo de ser madres gestando ellas mismas el embarazo, pero bajo nuestro punto de vista – a dia de hoy -,  la relación  beneficio/riesgo es mucho menor que uno. Quizás nos pilla mayores, ya tendemos a una vida más conservadora, y no sabemos qué pensaríamos si tuviéramos 20 años… evidentemente vivir un embarazo debe ser una experiencia importante, pero al ya tener un hijo, y más de 30 años, las prioridades cambian y los riesgos se minimizan.

R&C

Hasta pronto…

El tiempo pasa volando. Recuerdo que hace justamente un año,  sobre estas horas,  estábamos los dos preparando la maleta para irnos por primera vez a EEUU,  con una mezcla de ilusión y terror a partes iguales , con sólo una reserva de hotel para 4 días y un coche alquilado para todo el mes. La idea era  de  acomodándonos sobre la marcha, en función de como se fueran desarrollando los acontecimientos. Un año más tarde podemos decir sin ningún tipo de duda que ha sido el año más intenso que hemos vivido a nivel de pareja. Varias estancias en EEUU, diversos tratamientos médicos,  esperas “eternas” para obtener un resultado positivo o negativo, un embarazo a 10.000 km, un nacimiento prematuro y para acabar de rematar el año, una boda por todo lo alto.

Siendo hoy una fecha tan simbólica para nosotros también queremos cerrar la etapa de este blog, cerrarla tal y como lo conocemos, ya que poco o nada más podemos aportar de nuestra historia. Hemos desgranado todos los aspectos que rodean a un proceso largo y complejo como la subrogación, pero todo basado única y exclusivamente en nuestra experiencia y aunque el proceso, en su base, es igual para todas las parejas (una 3a persona gesta a tu hijo), estamos seguros que la manera de trabajar de las Agencias y compañías de seguros no son iguales, y es aquí donde nos gustaría indagar un poco más. Nos gustaría que el día de mañana, cuando nos decidamos a darle un hermanito a Little R ,  podamos tener más información, más lugares donde comparar. En definitiva,  más historias reales para que la elección final no se base sólo en una intuición o en un acto de fe. 

Así que por aquí van a ir ahora nuestros pasos, a intentar localizar a parejas que hayan vivido/estén viviendo la experiencia  para que nos cuenten  esos detalles que hacen que cada pareja lo vivamos de una manera distinta. Saber como ha sido su trato con la agencia, que opciones de seguros han tenido, si han podido hacer parte del tratamiento médico en España, es decir, tener cuanta más información práctica posible para una futura elección.

Y sin mucho más que añadir nos despedimos, os deseamos a todos los que estais en el proceso mucha suerte y a los que tengais la suerte de tener  vacaciones que las disfruteis por nosotros, y tal y como decimos en el título, hasta pronto…

R&C+r

ramonycarla@gmail.com

Así, no!

Ha sido durante estas dos últimas semanas que hemos recibido una serie de mensajes-comentarios de chicas que se ofrecían para ser madres subrogadas, dando una explicación más o menos larga de sus características físicas, su estado de salud, y la necesidad que tenían de hacerlo para poder ayudar económicamente a sus familias. Dichos mails incluían también una dirección de contacto a la cual dirigirse en caso de estar interesados. Como os podréis imaginar ni nos hemos planteado publicarlos, no sólo estamos hablando de algo jurídicamente ilegal, sino que también – bajo nuestro punto vista – algo muy irresponsable y peligroso que lleva a una banalización de un tema muy complejo, en donde es absolutamente necesaria una regularización máxima para el éxito final del proceso. Por ahora esta regularización se da solo en los EEUU, en donde todos los aspectos legales y médicos están perfectamente definidos, permitiendo que nadie quede desamparado. Tampoco escapan a dicha regularización las futuras surrogates, ya que aparte de unos exhaustivos exámenes físicos y psicológicos, tienen que demostrar dos cosas fundamentales:

1- Haber sido madres anteriormente sin ninguna complicación.

2- Tener una fuente de ingresos regular.

Así que por favor, a las que están pensando que este es un espacio para ofrecerse como surrogates, ahórrense las molestias porque no publicaremos ningún comentario que se refiera a ese tema. No creemos ni queremos que este blog sea el lugar para ello. Somos de los que tenemos el convencimiento de que la subrogación es un método  de reproducción asistida como cualquier otro, un método que nos ha permitido ser padres, pero con una regularización detrás que nos amparaba a todos, empezando por nosotros y el bebé, y acabando con la surrogate.

Por otro lado, y para que no todo sea mal rollo, estamos contentos. Una de las finalidades de este blog era el de poder contactar con otras parejas que hubieran vivido o estuvieran viviendo la subrogación, y a día de hoy podemos decir que ya hemos contactado con varias, algunas que están reuniendo fuerzas/información, otras que están metidas de lleno en la parte burocrática, otras que les falta muy poquito y alguna que ya acabó (nos alegramos mucho V y S). En fin, sólo darles las gracias por hacer de este blog algo más interactivo y esperar que con el tiempo más parejas se unan a la causa.

R&C
ramonycarla@gmail.com

El miedo al qué dirán.

Enfrentarse a un proceso como este es una aventura llena de dudas y miedos. Por un lado te comienzas a preguntar ¿Cómo será esto de que una tercera persona geste a nuestro hijo?, ¿Cómo vamos a legalizar a nuestro hijo en España?, ¿Cómo serán los meses que hay que estar en EEUU?… y por otro lado, aparece un miedo extraño, un miedo que no tiene nada que ver con lo que ocurre en EEUU, o con la surrogate mother, o con la cantidad de dinero que se llega a gastar, un miedo que es tan viejo y común como la sociedad: el miedo al “qué dirán“…

Todos podemos decir que nos da igual, que poco nos importa lo que puedan decir, pero es evidente que la opinión de los demás, de esa gente que no forma parte del núcleo más cercano, a todos nos influye en mayor o menor medida. Muchas veces, hay que aguantar estoicamente comentarios poco afortunados, que la mayoría se dan por desconocimiento del tema, otras veces notas la incomodidad de otra gente o la cara de extrañeza. Todo dependerá del entorno en el que se viva. Es muy distinto vivir en el anonimato de una gran ciudad, en donde -con suerte- se conoce al vecino de al lado, que en un lugar pequeño, en donde todo el mundo se conoce de siempre. Preguntas y comentarios de “cómo nos has engañado!, si ni se notaba que estabas embarazada!…“, o “pero cómo?… ¿es tuyo?“, están a la orden del día, esa es nuestra realidad. Vivimos en el centro de una ciudad pequeña, en donde todos los que trabajan en los negocios y servicios de alrededor nos conocen, y aunque nuestra opción fue llevarlo con la mayor naturalidad posible, teníamos que asumir que este tipo de preguntas llegarían tarde o temprano.

Ante todo este tema, una vez que decidimos embarcarnos en este proyecto, nuestra opción fue intentar vivirlo lo más “normal” posible, para ello fue necesario explicarles a nuestro entorno más cercano de qué se trataba todo el proceso, y  cada etapa en la que nos encontrábamos, por ello, familia, amigos y compañeros de trabajo han formado parte de esta aventura desde el primer momento, y la verdad es que con su apoyo y comprensión nos han ayudado a llevar el embarazo con una cierta “normalidad“. Por otro lado, decidimos que al resto de la gente, dependiendo de la situación, se les iría contando a medida que apareciera la oportunidad, siempre hay personas que creen que preguntar “que, estáis en campaña ya?…” es políticamente correcto, y ante ese tipo de impertinencias, no tuvimos nunca ningún reparo en contestar directamente con la verdad (sin mucho detalle, obviamente). Muchos se quedaban sorprendidos, otros no entendían mucho lo que les contábamos, y otros no volvían a preguntar nada más, pero de todas maneras, nunca nadie nos ha hecho un comentario negativo sobre el tema en nuestra cara. Las únicas “malas experiencias” que hemos tenido han sido a través de internet, sin ir más lejos, hace unas semanas atrás, a raíz de la noticia que comentamos en el post anterior, por el mero hecho de intervenir dando nuestro apoyo a la pareja atrapada en India, nos han llegado comentarios como “esclavizadores“, “roba-úteros” , poniéndonos al mismo nivel que traficantes de órganos; o los típicos “consejos morales” como “comprar (!!!) un niño es un acto de egoísmo” , “todo esto es un capricho de ricos” o el típico comentario “con la cantidad de niños abandonados en el mundo…“, pero creemos que la mayoría están basados en la ignorancia y sabemos también que todo este proceso está lleno de prejuicios, así es que intentamos no darle mayor importancia.

Una vez vivida esta experiencia, creemos de verdad que cuanto más natural se viva, cuanta más seguridad en lo que se está haciendo se muestre y más abierto se esté a explicar cualquier duda que indudablemente existe en un proceso tan poco conocido como este, más respeto vais a recibir. Creemos que con la verdad por delante las cosas se hacen muchísimo más fácil, ya que se pierde menos tiempo y energía en buscar la manera de esconderlo, y todo se centra en lo realmente importante que es la preparación y la espera de un hijo.

R&C
ramonycarla@gmail.com

Por donde empezar.

Navegando hoy por uno de los principales periódicos de noticias de este país, hemos encontrado una noticia que nos ha dejado helados. En ella, se cuenta la experiencia de una pareja española que se encuentra atrapada en la India, sin posibilidad de volver, por la negativa del consulado español a tramitar la nacionalidad española de la recién nacida.

Es cuando lees noticias así que  te das cuenta que no se puede jugar con fuego, que lo primero que tenéis que tener claro es como está hoy en dia la legislación española acerca de la subrogación, y a partir de lo que dice, actuar. Es por eso que en el post de hoy vamos a ver como está regulado en España este tema, comparando como afecta la legislación en los dos principales países donde los españoles tenemos que recurrir para poder ser padres biológicos: EEUU e India.

Antes de detenernos a hacer comparaciones entre países, vamos a hacer un poco de historia: se dice (no hay datos oficiales) que desde mediados de los año 90, parejas españolas hemos recurrido a la maternidad subrogada como medio para formar familia. Históricamente, los distintos consulados han ido haciendo la vista gorda (con parejas heterosexuales) y, bajo la premisa del bienestar del menor, han ido inscribiendo a los recién nacidos en los respectivos consulados. Fue en Octubre de 2010 cuando todo empezó a cambiar, ya que en esa fecha, el Ministerio de Justicia, a través de la Dirección General de Registros y Notariado, dictó instrucciones para registrar en España a los niños nacidos mediante gestación por sustitución, siempre y cuando se presentara una resolución judicial del país de origen que garantice la legalidad del proceso. Dicha resolución judicial tiene que venir de un tribunal competente que garantice que la gestante está en pleno uso de sus facultades en el momento de la renuncia a su maternidad y que el contrato de gestación se ajusta a la legalidad.

Por ello, el Registro negará la inscripción de todas las solicitudes que no lleven adjuntas la citada resolución judicial de filiación.

Y es aquí donde radica la gran diferencia entre países, ya que EEUU es el único país que emite una resolución judicial, la cual especifica que la surrogate mother, en plenitud de condiciones, renuncia a cualquier tipo de filiación sobre el recién nacido y  a favor de los padres biológicos.

¿Qué quiere decir esto?. Pues que el único país que te permite tener a tu hijo por subrogación, en función de los parámetros del Registro Civil, es EEUU.

A pesar de dicha resolución, cada año son cientos las parejas que viajan a la India. Hay que tener en cuenta que hablamos de un país donde la subrogación es totalmente legal, y el precio final a pagar, respecto a los EEUU, es bastante inferior, pero el sistema para inscribir a tu hijo es bastante más complejo. En la India, el certificado de nacimiento irá a nombre del padre y de la surrogate mother. Con este papel ( y una serie de trámites en el consulado), la familia podrá volver a España. Al cabo de un mes, la surrogate mother va a renunciar al bebe, y es en ese momento, cuando la madre biológica podrá empezar con los trámites de adopción.

Dicho esto, el fallo que ha cometido esta pareja ha sido no poner a la surrogate mother como madre del bebe, aludiendo  que el consulado español no informó a su debido tiempo. Lo que realmente nos pone los pelos de punta es el poco corazón que muestra la consul, ya que a pesar del fallo cometido, dar como solución el dejar en un orfanato a  tu hijo, nos parece de persona insana y retorcida mentalmente.

Es por eso, que aquellas personas que os estéis planteando la subrogación (sobretodo en India) empezad por tener claro todos los aspectos legales que rodean un proceso tan complejo como la subrogación, y evitar así disgustos como el de la familia en cuestión, a quienes les mandamos toda la fuerza del mundo, y les deseamos una pronta solución al grave problema en el que se encuentran metidos.

R&C+r

Hablemos de dinero (II)

Una de las grandes preguntas que aparecen cuando uno se empieza a plantear la subrogación es, sin duda, la cantidad de dinero que se debe disponer para afrontar con “tranquilidad” el proceso. Saber el número exacto que se debe tener para que todas las preocupaciones se deban al éxito o al no éxito final del proceso. Siempre se habla de una cantidad, que ronda los 100.000 €, pero hay que saber que a pesar de que la cantidad final se aproxima a dicho valor, siempre hay que estar preparado para que el precio final sea superior, ya que hay imprevistos que pueden ir saliendo y para el que hay que estar preparado.

Tal y como contamos en el anterior post, hay una serie de gastos que se pueden cuantificar con bastante precisión. Dichos gastos son los que se abonan directamente a la agencia, y los cuales os van a servir para cubrir todo lo relacionado con la surrogate mother, los abogados, minutas de la agencia y tratamientos médicos. A pesar de representar un tanto % muy elevado del coste total, hay que plantearse que existen otros dos grandes gastos que os pueden variar el precio final del proceso.

1- Seguros:

Es sin duda el tema más complejo, y donde el dinero a pagar puede variar mucho. Ya le dedicamos un post entero, donde explicamos que opciones existen, sus respectivos deducibles y que os podría salir más económico. El valor final a pagar va a depender de las complicaciones que puedan ir saliendo por el camino, pero tal y como contamos, la opción más “económica” es la que la surrogate mother dispone de un seguro propio, que incluye la subrogación, y olvidarse de la posibilidad de tener gemelos.

Es importante matizar que el dinero se paga directamente a la agencia de seguros. Con ellos vais a contemplar las distintas opciones y con ellos vais a contactar para cualquier problema que pueda ir pasando.

Para acabar con el tema de los seguros os queremos dar un aviso. Hay agencias que por tal de disminuir costes, incluyen el seguro del futuro bebé en el seguro de la surrogate mother. Mucho cuidado con esta opción, ya que hablamos de un fraude que os puede ocasionar muchos problemas (tanto legales como económicos) y que a larga nos podría perjudicar a todos los que tenemos esta única opción para tener hijos biológicos, ya que el gobierno americano es muy estricto con estas actitudes, y lo que hoy es perfectamente legal, mañana por situaciones como estas, podría dejar de serlo. Sabemos que cualquier ahorro en un proceso tan caro siempre es bienvenido, pero muchas veces, lo barato acaba siendo caro, así que mucho cuidado.

2- Viajes a EEUU:

Otro de los grandes enigmas que uno tiene cuando empieza con la subrogación, es saber el número de veces que tendréis que viajar a EEUU, y el tiempo que os tendréis que quedar. Obligatoriamente vais a tener que ir dos veces, que son durante el protocolo médico de ella+ transferencia y cuando nazca el bebé. En ambos casos, el periodo de estancia es aproximadamente de un mes, siempre y cuando hagáis todo el protocolo médico en EEUU. Decimos esto, por que sabemos que hay agencias que trabajan con clínicas de reproducción asistida en España, lo que acorta la estadía en EEUU a la mitad.

A banda de las dos veces obligatorias, hay dos momentos del proceso, que sin ser obligatorio, si es muy recomendable ir. La primera es para conocer a la surrogate mother. A pesar de que nosotros lo hicimos via Skype, creemos que por poco que podáis, hacerlo en directo siempre es mejor. La segunda, es sobre el mes 6/7 de embarazo. Tal y como hemos contado muchas veces, el niño va a nacer en la cuidad de origen de la surrogate mother, por lo que hacerse una idea general de la ciudad, del hospital donde va a nacer etc os va a facilitar mucho  en el momento del nacimiento. Si sumamos todos estos desplazamientos, y sin ir de grandes lujos, el presupuesto final puede aumentar unos 15.000$ más.

Y hasta aquí un breve resumen de  los gastos. Por el camino encontraréis algún gasto más, trámites burocráticos varios, algún análisis inicial en Barcelona. Gastos menores, no superiores en total a los 1.000€, pero gastos al fin y al cabo.

Por supuesto, si ha quedado algún aspecto poco claro, tanto del tema tratado hoy  como de cualquier otro tema, no dudéis en contactar con nosotros (ramonycarla@gmail.com) e intentaremos ayudar en lo que podamos.

R&C+r

Hablemos de dinero (I)

Si ha habido algún tema por el que hemos ido pasando por encima a lo largo de este blog  ha sido el económico. A pesar de dar algún dato anteriormente, pensamos que hay que dedicarle más de un post a desgranar los distintos gastos que se derivan a lo largo de este proceso. No creo que a nadie le sorprenda si decimos que es un proceso costoso, donde la aparición de distintos profesionales hacen que el precio final a pagar supere los 100.000€.

Lo que vamos a explicar hoy son los gastos a pagar a la agencia, es decir, todo el dinero que la agencia se encargará de gestionar, y que servirá para pagar a la surrogate mother, abogados americanos y procesos médicos. Dicha cantidad debe ser abonada antes de empezar cualquier protocolo médico, y una vez que la agencia ya encontró a una surrogate para trabajar con vosotros.

1- Honorarios de la agencia:

Los honorarios de una agencia suelen estar alrededor de los 20.000$. Normalmente se hace pagar una cantidad inicial (en la firma del contrato, y que suele ser alrededor del 50%) y el resto cuando ya firmas el contrato con la surrogate.

2- Surrogate mother:

Los honorarios que se pagan suelen estar alrededor de los 30.000$. En dicha cantidad de dinero se incluye todo, desde sus honorarios limpios, a cualquier gasto extra que pueda ir surgiendo durante el proceso. Por gasto extra entendemos desde los viajes que debe realizar para la transferencia embrionaria hasta  la ropa que tendrá que irse comprando durante los meses de embarazo. En pocas palabras, todo gasto que se derive del embarazo.

3- Gastos médicos:

Los honorarios a pagar se mueven entre los 25.000$ y los 40.000$. La diferencia de precio es debida a que existen distintos planes. Existe la opción de contratar un solo intento, o por el contrario ir más sobre seguro y contratar un plan de 3 intentos. Hay que añadir aquí, que en caso de contratar el de 3 intentos y tener éxito a la primera, el dinero no se devuelve.

Hay que destacar que la medicación no va incluida dentro de los gastos médicos. Hay que añadir unos 6.000$ a las diferentes medicaciones que van a recibir la madre gestante y la madre biológica.

4- Gastos legales:

Los honorarios a pagar suelen estar alrededor de los 15.000$.

Y hasta aquí la primera parte de los gastos  (parte que se paga a la agencia antes de empezar con todo el protocolo médico),  pero no los únicos, ya que como veremos en el siguiente post existen otros  gastos, que incluyen  los seguros, los viajes a realizar o los distintos trámites burocráticos,  que hacen que el precio final suba un poco más.

Para acabar, nos gustaría matizar, que a pesar de que el importe final a pagar es bastante similar entre la mayoría de agencias, la manera de pagar o la cantidad asignada a cada partida puede variar de una a otra, y que lo que explicamos aquí, está basado en nuestra vivencia personal.

R&C+r


La inscripción al Registro Civil español, y más cosas…

Ya estamos en España. Después de las 9 largas horas de vuelo que unen Atlanta con Barcelona, Little R ha conocido por primera vez el que va ser su entorno, ha sido abrazado por sus abuelos españoles y ya ha sido inscrito en la mutua, teniendo para el martes su primera visita a su nuevo pediatra. En pocas palabras, se está produciendo la transición que le va a llevar de Little a Pequeño R, transición, que por otra parte se inició en E.E.U.U, mediante la inscripción del bebe en el Registro Civil más próximo al lugar de nacimiento, y siendo sinceros, el que creíamos que iba a ser el proceso más complejo y con más preguntas, se volvió un trámite tremendamente cómodo, el cual se limitó a enviar una serie de documentos a la dirección del consulado.

– Copia del Birth certificate del bebe.

– Formulario completado y firmado por los padres.

– Certificados literales de nacimiento del padre y de la madre. (*)

– Pasaporte español del padre y de la madre.

– Fotocopia del visado que te pusieron en inmigración.

– Libro de familia.

(*) es importante conseguirlos antes de viajar. Los españoles lo pueden solicitar personalmente en el Registro Civil, y si uno de vosotros es extranjero, debéis pedirlo en el consulado respectivo.

Hay que añadir que existen 9 consulados españoles en E.E.U.U, que se encuentran en: Washington, Houston, Miami, Nueva York, Chicago, L.A, Nueva Orleans, Boston y San Francisco. Es decir,  si el bebe nace en alguna de estas ciudades, sólo hay que entrar en la página web del consulado respectivo, mirar que días disponen para la inscripción de hijos españoles, y llevar las hojas descritas arriba.

En el caso de que hayan nacido en otro estado (nuestro caso) el proceso se alarga un poco. Tal y como hemos ido contando a lo largo del blog, Little R nació en Atlanta (estado de Georgia), lugar donde no hay ningún consulado para la inscripción del bebe. Cuando se produce esta situación, tienes dos opciones.

1- Desplazarte al consulado asignado, que corresponde con el que queda más cerca. En nuestro caso era Miami, pero la incomodidad de viajar con el bebe tan pequeño, así como el ahorro que suponía nos hizo decidir por la segunda opción.

2- Recurrir a los consulados honorarios que España tiene distribuidos por todo el estado americano. Lo que hacen en dichos consulados es compulsar las fotocopias de toda la información requerida, para que tenga la misma validez que el documento original. Es decir, nosotros fuimos al que hay en Atlanta, nos compulsó los documentos, los cuales fueron mandados a Miami el mismo dia por correo urgente, para estar en el registro civil al cabo de dos días.

Por otro lado, no espereis salir con un pasaporte español en la mano, ya que lo que ellos hacen es la inscripción para mandar los datos a Madrid. El bebe va a entrar a España con pasaporte americano y, posteriormente, cuando los datos lleguen a Madrid, ya podrá optar a tener el pasaporte español.

También es importante destacar que una vez se tienen las copias del Birth Certificate se puede tramitar a la vez el pasaporte americano con la inscripción al registro civil. Es decir, nunca os van a pedir el pasaporte americano en el consulado español, y sólo os a servir para la entrada en territorio español.

Para que veáis lo fácil que resulta la inscripción, nosotros nos encontramos que no teníamos nuestros certificados literales de nacimiento. Las prisas con las que nos fuimos, más la nula información que teníamos al respecto hicieron que en ningún momento nos planteáramos llevar dicho documento. Pues para solucionarlo, sólo tendremos que mandarlo por mail y nuestro hijo será inscrito como ciudadano español, además de su pasaporte americano que nunca hace daño…

Y colorín, colorado, nuestro cuento se ha acabado. A lo largo de estos 30 posts hemos intentado (lo mejor que hemos podido) desgranar todo este fascinate y desconocido proceso de reproducción asistida que nos ha llevado a nosotros, una pareja sin ninguna posibilidad de tener hijos biológicos, a tener un precioso bebe ya durmiendo en casa. No es un camino fácil, el mucho dinero que se invierte, las complicaciones de trabajar con personas de otro continente y la incertidumbre de saber que también puede no salir bien, puede llevarte a momentos de nervios. Pero aquí estamos nosotros, para demostrar que es un proceso que funciona, que sus probabilidades de éxito incluso pueden superar las de una F.I.V., y que por lo general en E.E.U.U, lo tienen muy por la mano y con las garantías legales y médicas requeridas para el proceso.

Nuestro siguiente objetivo, después de contar nuestra historia, va a ir encaminado a profundizar un poco más sobre las agencias americanas especializadas en subrogación. Para hacerlo, queremos contactar con algunas de ellas (no más de 3) para que expliquen como trabajan con clientes no americanos. Básicamente sería contestar las preguntas que os aconsejamos realizar en los posts que hablaban de una hipotética agencia ideal. La verdad es que no tenemos ni idea de si van a estar dispuestos a colaborar o no, pero creemos que puede ser de mucha ayuda para aquellas personas que puedan estar interesadas en iniciar este proceso.

Por otro lado queremos añadir que no pusimos ninguna pestaña de contacto en el blog debido a que nuestra capacidad de respuesta a posibles dudas se limitaba a lo que hemos ido viviendo dia a dia. A dia de hoy, con todo el proceso acabado, si que nos vemos con más confianza para responder a cualquier duda que podais tener, así que aquí os dejamos una dirección de mail (ramonycarla@gmail.com) para que os pongáis en contacto con nosotros, no sólo para el caso de tener ciertas dudas, sino también compartir experiencias, para que los que vengan atrás lo tengan un poco más fácil de lo que tuvimos nosotros.

R&C+r

A %d blogueros les gusta esto: