Archivo | Subrogación en Rusia RSS for this section

Gestación subrogada en Rusia

Continuando con el repaso de los países donde la gestación subrogada está regulada vamos a ver como funciona en Rusia, país con bastantes similitudes con Ucrania, pero también con ciertas diferencias.

Rusia, al igual que Ucrania, tiene una legislación específica a la hora de tratar la gestación subrogada. A diferencia de Ucrania que sólo está abierta a matrimonios heterosexuales donde se pueda demostrar una causa mayor de infertilidad en ella, en Rusia no hay ningún tipo de limitación en cuanto a sexo, orientación sexual y estado matrimonial. Tampoco es necesario que la carga genética sea de los IP, siendo de hecho el único país del mundo donde la adopción de embriones para la posterior implantación a una surrogate mother es legal. 

El certificado de nacimiento, al igual que en Ucrania, va a ir directamente a nombre de los IP, pero es en este punto donde radica una de las grandes diferencias respecto a Ucrania. Mientras en Ucrania se considera a los IP como padres desde el mismo momento de la formación del embrión, en Rusia no es así. En Rusia hasta el mismo momento del nacimiento, y bajo el consentimiento de la surrogate, no se considera a los IP como padres del recién nacido, ya que la ley no contempla que se obligue por ley  a la surrogate a entregar al bebé, permitiéndola “arrepentirse” y a quedarse con el bebé. Una vez dado el consentimiento por parte de la surrogate, el certificado de nacimiento va a ir a nombre de los IP, por lo que no hace falta ningún proceso de adopción posterior.

En cuanto a la adaptación de la ley rusa con las exigencias españolas nos encontramos en la misma situación que en Ucrania, y es que no existe sentencia judicial requerida por el B.O.E, debido a que no se considera que exista litigio por ningún lado.

Son comunes también en ambos países los requisitos que piden a las surrogates. En ambos países deben pasar un test psicológico, haber tenido algún hijo y demostrar que tiene recursos propios para su subsistencia, descartando a aquellas que están en situación de pobreza.

Por lo que si estáis pensando en acudir a Rusia tened muy claro que dos puntos os deben aclarar muy bien los asesores/abogados españoles que os guíen durante el proceso. El primero es como gestionan el posible arrepentimiento de la “surrogate” una vez nace el bebé, y el segundo es como gestionan que no haya la sentencia judicial requerida por el B.O.E para la inscripción y tramitación del pasaporte español.

En cuanto al precio, Rusia es más caro que Ucrania. Si Ucrania el coste del proceso se mueve alrededor de los 40.000€, en Rusia el precio final ronda los 60.000€.

PD: Aunque pueda parecer que por el hecho de que no existe sentencia judicial un ciudadano español no puede acudir a ninguno de estos países, la realidad es bien distinta. Hay maneras de vestir el santo, maneras de alcanzar al final los requerimientos del B.O.E para que no haya ningún tipo de problema a la hora de inscribir al recién nacido. Preguntad, asesoraros en los distintos profesionales españoles como lo solucionan ellos, y en función de su respuesta elegid.

R&C

A %d blogueros les gusta esto: