El extraño caso de Tailandia

Estos últimos días los enemigos de la gestación subrogada han tenido “carnaza”. La noticia del abandono de un bebe por parte de sus IP con síndrome de down ha sido recogido por la gran mayoría de medios de comunicación. Pocos, por no decir ninguno, han sido los que han hecho un análisis más profundo, intentado buscar una posible explicación a lo que ha sucedido y lo han dejado todo reducido a un titular escalofriante que ha dejado a la gestación subrogada en el disparadero.

Si nos ceñimos únicamente al titular lo único que nos puede venir a la cabeza es el poco corazón (por no decir algo gordo) de una pareja australiana que sin ningún reparo abandonan a un hijo suyo por el hecho de nacer con síndrome de down, pero generalmente detrás de un titular suele haber matices que ayudan a tener una mejor perspectiva de la historia, matices por otro lado que no han sido analizados en profundidad por los medios de comunicación.

1- Situación actual en Tailandia:

Como muchos ya sabréis en Tailandia hubo hace poco un golpe militar. Parece ser que los militares no ven con buenos ojos el auge del turismo reproductivo que estaba sufriendo el país desde que se cerraron las puertas en la India, siendo el cerco a multitud de clínicas de reproducción asistida constante. Con esto no quiero decir que ellos mismos se hayan “cocinado” la noticia, pero que les ha venido como anillo al dedo para sus propósitos no me cabe ni la menor duda.

2- Versión de los padres:

Según la pareja ellos acordaron con la agencia que en caso de malformación o síndrome de down de alguno de los embriones implantados su intención sería la de abortar. Por lo que cuentan, nadie les comunicó acerca del nacimiento de segundo hijo y una vez de vuelta en Australia se enteraron de todo.

3-Versión de la agencia:

Este es el punto que más me inquieta ya que ningún responsable de la agencia ha salido dando una explicación de lo sucedido. Leyendo las noticias que han ido apareciendo al respecto parece ser que la gestante, debido a sus creencias religiosas, no quería interrumpir el embarazo en ningún caso. Si tenemos en cuenta que la pareja avisó desde un primer momento de sus intenciones de abortar en supuestas situaciones ¿cómo es posible que fuera ella la gestante?. Aparte ellos son los que deben tener contratos firmados, pruebas médicas o otros papeles que puedan arrojar un poco de luz a tan escabroso asunto. Todo este silencio me crea unas cuantas dudas sobre el papel jugado por la agencia a la hora de buscar una gestante para la pareja australiana y manejar como se debe un proceso tan complejo, lo que me lleva a formular la siguiente hipótesis. Imaginad que la agencia al ver que la gestante no quiere abortar decide que sólo entregaran al bebe sano diciendo a los IP que se produjo un aborto natural de uno de los gemelos e instando a la gestante a dar al otro bebé a algún centro de acogida. Lo que seguramente no contarían es con la negativa de la gestante a entregar al bebé y todo el ruido mediático que se ha producido a continuación. ¿Aberrante?¿inverosímil? sin duda, pero tan aberrante o inverosímil como la noticia que se ha difundido. No quiero atacar ni defender a nadie, pero si alguien tiene responsabilidad en toda esta historia es la agencia. Ellos saben exactamente que paso y no han dicho ni mu ( o yo no he sabido encontrar nada, caso que fuera así pido disculpas).

 

Sea la que sea la noticia real lo que aquí se demuestra es una mala regulación de la gestación subrogada puede llevar a este tipo de situaciones, y en Tailandia algo falla. En un lugar donde si esté bien regulada nada de esto habría pasado ya que existe un contrato donde se especifican derechos y deberes de las partes que intervienen. Para empezar esta gestante nunca lo habría sido de esta pareja (papel clave de las agencias) ya que en puntos tan importantes como la reducción embrionaria no estaban de acuerdo. Posteriormente un juicio de parentalidad no contencioso, donde se aporta toda la documentación que se acumula durante el proceso, habría dictaminado la filiación de los recién nacidos, no dejando en limbo a ninguno de los niños.

Para acabar voy a rescatar una noticia de hace ya algunos años. En ella se explica como un matrimonio norteamericano devolvió a un hijo suyo adoptado en Rusia por su mal carácter (ver noticia), subiéndolo a un avión solo con destino Moscú. Lo que me gustaría enfatizar con esta noticia es que nadie puso en duda  la adopción como manera de formar una familia, que un caso aberrante no tapó las muchas historias con final feliz y que lo que se abogó en su día fue el de encontrar mecanismos para que esta situación no volviera a repetirse. Ojalá este sea el camino que se va a seguir con la gestación subrogada y que esta atrocidad (sea cual sea) sirva para buscar mecanismos que impidan que esta situación vuelva a repetirse.

R&C

Etiquetas: , , ,

One response to “El extraño caso de Tailandia”

  1. Anónimo says :

    Un análisis muy acertado de todo. Los titulares llaman más a la vista que la realidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: