La importancia de la sentencia judicial

Si hay un punto que siempre hemos defendido dentro del largo camino que supone un proceso de gestación subrogada es la sentencia judicial que se lleva a cabo para determinar la filiación del recién nacido. No podemos obviar que no se trata de un proceso normal, y que el número de personas que intervienen en el él hace que cualquier previsión sea necesaria. Hoy nos hemos encontrado con esta noticia (leer noticia).

La noticia nos demuestra hasta que punto pueden llegar situaciones que tendrían fácil solución con la aceptación de la sentencia judicial que se emitió en su día en los EE.UU. Lo que la noticia no nos dice es que dictaminó el juez, a quien o quienes se inscribió en el certificado de nacimiento en función de la intencionalidad, si sólo al padre o se la incluía también a ella. Por lo que se cuenta en la noticia, la pareja se separó cuando se estaban haciendo los trámites de adopción por parte de la mujer, por lo que su nombre no sale reflejado en ninguna parte. Por la parte del marido se alega que fue un proyecto suyo, como padre soltero, por lo que a ella no le corresponde ningún derecho, a pesar de ser pareja en el momento en que se llevó a cabo el proceso.

¿Qué nos demuestra esto, independientemente de quien tenga razón en este caso concreto? que el camino recién tomado en España, paralizando las inscripciones de recién nacidos por gestación subrogada, obviando el certificado de nacimiento norteamericano basado en un juicio de intencionalidad, es un error.

1- Demuestra que puede dejar a uno de los miembros de la pareja totalmente indefenso hasta que no se dictamina la solicitud de adopción (que en el mejor de los casos son meses de espera).

2- Que el bienestar del menor queda en entredicho cuando por la lentitud burocrática puede llevar a uno de los padres a quedar totalmente incapacitado para ejercer como tal.

3- Demuestra que como sigan por este camino, en un periodo de tiempo no muy largo, nos encontraremos no sólo con niños en el limbo, sino también con padres/madres.

4- Que una persona pueda  quedar socialmente “señalada” cuando los acuerdos previos eran otros.

Lo que más rabia dar es ver como obvian la prueba que sería más determinante para resolver este entuerto. Sólo tendrían que mirar que dictaminó el juez, cuando su relación era cordial, para tener claro como se desarrollaron los acontecimientos. Lo que si parece claro es que si nos basamos en la ley española, esta señora no tiene ningún derecho hacia el niño.

R&C


Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: