Marca España

La semana pasada salió ya la sentencia oficial (previamente filtrada a la prensa) en la que el Tribunal Supremo desestimaba el recurso interpuesto por una pareja sobre la decisión tomada, primero por un juzgado de primera instancia y posteriormente por la Audiencia Provincial sobre la filiación de sus hijos.

Para entender un poco el cómo se ha llegado a este punto tenemos que remontarnos a 2008, año en el que los hijos de esta pareja nacen mediante un proceso de gestación subrogada. Hasta este momento, las parejas que acudían a EE.UU tenían que vestir un poco el santo para poder inscribir a sus hijos en los respectivos Consulados. Por un lado estábamos las parejas heterosexuales, las cuales sólo nos hacía falta inventar un adelanto del parto estando de vacaciones en EE.UU y por el otro estaban las parejas homosexuales, las cuales inscribían al recién nacido a nombre de uno de los progenitores para empezar más tarde u proceso de adopción por parte del otro progenitor.

El caso es que esta pareja fue la primera en acudir al Consulado de L.A pidiendo la inscripción de sus hijos a nombre de los dos, basando su petición en un certificado de nacimiento y acompañado de una sentencia judicial emitida en EE.UU, siendo la respuesta del Consulado negativa. Sin embargo, la Dirección General de Recursos Notariales estimó en 2009 un recurso de la pareja y ordenó inscribir la filiación de los gemelos, siendo esa resolución impugnada por la Fiscalía ante los Tribunales.

Estamos hablando de la primera pareja que planteó la legalidad de una práctica basándose en las Leyes del país del origen, y cuyo resultado fue la aparición de la famosa instrucción que abría una puerta a la legalidad del proceso en EE.UU, y de la que muchos nos hemos ido beneficiando después.

Analizando las consecuencias que puede tener esta sentencia hay que hacer varias consideraciones. Por un lado hay que tener en cuenta que se trata de una sentencia pionera, por lo que calibrar las consecuencias que puede tener es complicado, pero lo que si queda claro es que hay varios puntos que no se aguantan por ningún lado, y ante los cuales las Leyes no pueden dar respuesta. Vamos a analizar a los distintas partes implicadas.

1- Padres:

Lo que obliga esta sentencia es que uno de los padres va a tener que “desaparecer” como progenitor de sus hijos, para después empezar un largo y costoso proceso de adopción. Este acto puede tener consecuencias ante la Justicia Norteamericana ya que no olvidemos que estos niños son Norteamericanos, país que emitió una sentencia judicial en la cual especificaba quienes son los padres, con los derechos y obligaciones pertinentes. Lo que puede llevar esta sentencia es a un incumplimiento de las responsabilidades otorgadas en forma de abandono de los niños.

Por otro lado está la desprotección del “padre renunciante” ante cualquier acontecimiento negativo. ¿Qué pasaría si el “padre no renunciante” fallece durante el proceso de adopción?

2- Niños:

Según la Convención de Derechos del Niño de Naciones Unidas (España forma parte) un niño tiene que tener los mismos padres en todo el mundo y con esta sentencia esto no se cumple. Por un lado van a tener a unos padres en EE.UU, y por el otro a un padre y a una madre (surrogate) en España, por lo que sus apellidos van a cambiar en función del país que estén.

3- Surrogate:

Va a aparecer como madre biológica de dos niños contra su voluntad. Además aquí entramos ya en temas más relacionados con el derecho a la intimidad o el anonimato. ¿Qué pasaría si la surrogate no quiere figurar como madre biológica de los niños, con las obligaciones que esto podría suponer? hay que entender que esta señora tiene su vida y  su familia por lo que estaría en su pleno derecho de decir que no quiere que salga su nombre por ninguna parte.

Como se puede ver muchos son los cabos sueltos que quedan a raíz de esta sentencia, afectando por igual a todas las partes. Como hemos dicho antes se trata de una sentencia pionera, por lo que las respuestas a estas preguntas no se pueden contestar. Si sabemos que esta pareja no va a conformarse con el resultado, elevando el caso al Tribunal Constitucional y al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo.

Queremos hacer una mención aparte sobre la interesada y lamentable filtración de la sentencia, antes  incluso de notificársela  al abogado de la pareja. ¿Os imagináis que un día os llaman a casa, y al otro lado del teléfono hay un periodista que ha leído el nombre en la sentencia y a ha buscado el número de teléfono en el listín? No sólo filtran la sentencia, sino que no tienen la dignidad de borrar los nombres de los interesados, que por otro lado siempre han querido mantener el anonimato por el bien de sus hijos. Si la justicia que nos tiene que amparar se salta a la torera puntos tan básicos como estos ¿qué podemos esperar de ella?…

En pocas palabras, y extrapolable  a tantas situaciones de nuestro país, es un ejemplo más de lo que ya todos conocemos como “Marca España”.

R&C

PD: Por lo que parece ya hay algún Consulado que pone trabas a la inscripción de los recién nacidos. Lo que hacen es dar un comprobante que garantiza que la documentación requerida ha sido entregada y te dicen que hay que esperar a ver que directrices les mandan desde el Gobierno.

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: