El paso del tiempo

Uno de los grandes síntomas que indican que los años van pasando y que te vas haciendo mayor son los cambios de opinión que uno va realizando a lo largo de su vida. ¿Quién no se echa las manos a la cabeza cuando recuerda, con un cierto punto de nostalgia eso si, como veía la vida veinte años atrás?.Son cambios que vienen dados por experiencias que uno va viviendo y que te van demostrando que la percepción que se tiene en algún momento sobre cualquier tema está altamente influenciada por un entorno y un estado anímico del momento, que directamente van acabar influenciando en tu punto de vista.

Si una tónica general hemos ido manteniendo en el blog ha sido la de hablar poco de la agencia con la que trabajamos en su día. Varios fueron los motivos que nos llevaron a pasar de puntillas por un tema de tanta importancia. El primero era el de evitar cualquier tipo de publicidad, ya fuera positiva o negativa, ya que creíamos que era una tema muy subjetivo, ya que lo que a nosotros nos podía parecer bien a otra persona/pareja le podía resultar mal y viceversa. El segundo era la falta de información paralela que nos permitiera comparar situaciones. Hay que tener en cuenta que en estos más de tres años que hace ya que empezamos con nuestro proceso la cantidad de información que hay, de intermediarios en España, de blogs etc ha crecido exponencialmente haciendo posible un barrido de información que te hace más fácil el hacer comparaciones y ver si tu agencia trabaja mejor o peor que las otras. El tercero fue el de esperar y dejar que todas las emociones vividas fueran aposentándose y tener una idea más racional, y por lo tanto menos emotiva, sobre nuestras impresiones sobre la agencia.

Hoy, después de más de tres años y con más información que nos permite hacer comparaciones, si que creemos que es un buen momento para analizar con más frialdad nuestros sentimientos con la agencia.

Para empezar diremos que nuestra relación como clientes no fue precisamente un camino de rosas. A lo largo de los casi dos años de relación tuvimos varios encontronazos, siempre relacionados con la falta de atención al cliente, que fueron limando nuestra confianza en ellos. Mails que no se contestaban, condiciones que no se cumplían, silencios desesperantes hicieron que en algunos momentos tuviéramos la impresión de que nuestra elección no había sido la correcta. Buena parte de culpa la tuvo el hecho de que el responsable de la agencia en Madrid (un gran profesional, y con quien tratábamos la mayoría de temas) tuviera que estar un tiempo apartado por motivos personales y que se produjera un vacío tremendo para aquellas personas/parejas españolas que estábamos trabajando con ellos. Hay que tener en cuenta el estado emocional en el que nos encontramos todos aquellos que acudimos a un proceso de gestación subrogada. No sólo te enfrentas a un proceso totalmente nuevo para ti, sino que lo haces a muchos kilómetros de tu entorno y con un desembolso económico muy grande. Este estado de nervios te lleva a magnificar cualquier pequeño detalle, como el hecho de que no se te conteste un Mail con la rapidez que uno espera.

Acabamos el proceso que nuestra relación la podríamos calificar de fría, ya que entre los distintos acontecimientos que habían pasado, y el cada vez mayor distanciamiento que se produce siempre, una vez que se confirma el embarazo la relación se basaba en en el Mail semanal poniéndonos al día de como iban los gastos y poco más.

Ha ido siendo con el paso del  tiempo y con las experiencias de otras personas/parejas que hemos observado que en algún momento pudimos ser un poco duros con nuestras apreciaciones, y que a pesar de que tuvieron fallos (los cuales buscaron soluciones  para que no se repitieran) también tenían ciertos aspectos que hemos ido valorando con el paso del tiempo.

1- Nos rodearon de grandes profesionales:

No todas las agencias trabajan igual. Las hay que su función principal es buscarte a la surrogate, dejando en tu mano la elección del abogado y de la clínica de reproducción asistida. Ellos no, ellos aparte de buscarte a la surrogate ya te recomiendan a un abogado y a una clínica lo cual te facilita mucho el proceso.

2- Cumplieron al 100% con lo acordado:

No es hasta que uno ve otras experiencias que empiezas a valorar que los tiempos que se acuerdan se cumplan. A nosotros nos prometieron tener en 6 meses a una surrogate con seguro propio y cumplieron. Decimos esto porque no es raro que estos tiempos de espera se alarguen, haciendo la espera a algunas parejas mucho más largas de lo que en un principio de acordó.

3- Supieron escuchar nuestras críticas:

Somos de la opinión que a la gente no hay que juzgarla tanto por sus fallos sino por su respuesta ante estos fallos. Sin duda alguna su respuesta a nuestras críticas fue muy bueno. No tuvieron ningún problema en aceptar sus fallos y pusieron medios para evitarlos en un futuro.

Hoy en día no sabemos como funcionarán. Intuimos que han solucionado esos problemas de atención al cliente que nosotros sufrimos, ya que por un lado tienen al responsable en Madrid y por otro tienen a una chica española trabajando con ellos (muy amable y buena profesional) facilitando mucho las cosas a los clientes extranjeros.

Es por todo esto que cuando alguien nos pregunta si  en un futuro próximo, cuando nos decidamos a  intentar aumentar familia, volveremos  a confiar en ellos, la respuesta es si, volveremos a confiar en Growing Generations.

R&C

 

 

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: