Temeridad

Uno de los grandes miedos que nos invaden a las personas/parejas una vez que empezamos un proceso de gestación subrogada es intentar saber cual va a ser el importe aproximado al final. Hablamos de una cantidad de dinero  muy elevada y nada mejor que hacer una previsión de gastos para ver si es posible intentarlo o no. El problema es que uno nunca sabe que puede pasar por el largo camino y que complicaciones pueden ir apareciendo, por lo que tener un cálculo final resulta casi imposible. Tened en cuenta que el número que se os diga al principio es el número final sólo si no existen complicaciones durante el embarazo.

En un proceso de gestación subrogada la mayoría de partes que intervienen tienen presupuesto cerrado. Todos somos conscientes de que hay unos abogados, unos médicos,una agencia y una surrogate que cobran un dinero y no se nos pasa por la cabeza el intentar regatear el precio a pagar, pero con los seguros (el otro pilar fundamental en el que se apoya el funcionamiento correcto) no pasa lo mismo.

Tal y como ya hemos comentado varias veces por aquí  (ver post) hay que contratar dos pólizas de seguros con un elevado importe económico (surrogate y bebé/s) y alguna pequeña póliza para situaciones concretas, como pueda ser la extracción de óvulos. También ya hemos comentado que existe la posibilidad de encontrar una surrogate con seguro propio, seguro que ya le cubra un proceso de gestación subrogada.

Pues es con los seguros donde hemos ido observando que hay mucha gente que se lanza a la piscina sin tener muy bien atado el tema de los seguros, y bajo nuestro punto de vista, acudir a los EE.UU con flecos en el seguro es una temeridad que puede salir muy cara (por descontado que mucho más caro que los seguros que te ofrecen) y lo que nos parece más grave es que estas actitudes temerarias vienen a veces apoyadas por algunas agencias norteamericanas.

Los IP cuando empezamos un proceso de gestación subrogada vamos con una idea muy vaga de lo que te puedes encontrar. Nos tenemos que enfrentar a un sistema médico privado que no conocemos y no somos conscientes del elevado precio que tiene. Es por eso que nos fiamos 100% de lo que la agencia nos comente y durante estos más de dos años que llevamos como espectadores hemos comprobado hasta que punto se cometen temeridades, algunas por decisión propia de los IP y otras bajo la aprobación directa de la agencia. Vamos a ver algún ejemplo:

1- Cubrir a la surrogate con su propio seguro, el cual no especifica que incluya la subrogación:

Esta suele ser la “trampa” que realizan algunas agencias para abaratar costes. En lugar de aceptar sólo seguros que SI incluyan la gestación subrogada, le dan la vuelta y te dicen que como no dice que no es válido. ¿Consecuencias? pues suponemos que como siempre en estos casos, si todo sale bien y el importe final a pagar es bajo, la compañía de seguros no dirá nada, pero si existe alguna complicación que encarezca el precio final puede ser que la compañía de seguros se niegue a pagar.

2- Acudir directamente sin seguro (y en bastantes casos con embarazos gemelares):

Sin duda  se trata de la mayor temeridad de todas. Así como la primera opción podría tener arreglo (mediante algún back up plan  previamente firmado, eso si), la segunda es una ruleta rusa. Acudir a los EE.UU sin ningún seguro que cubra al recién nacido, asumiendo tu los gastos que se produzcan nos parece, más allá de una temeridad, un motivo para estar 9 meses con los dedos cruzados y rezando para que todo salga bien. Para que os hagáis una idea, un solo día de incubadora oscila entre los 5.000 y 10.000$. Aparte habría que sumar visitas médicas, alimentación etc, en definitiva una ruina…Si a esto le sumamos que el embarazo es gemelar y no contratáis la única póliza posible preparaos para pasar los 9 meses más largos de vuestra vida. No sólo es que los gastos se multiplican por dos, sino que hay un elevado % de que sean prematuros.

Es con detalles así que se puede valorar la seriedad de una agencia. A pesar de algún pequeño problema que tuvimos nosotros con la nuestra, siempre fueron rigurosos con todo lo que se refería a los seguros. Ellos se encargaron de llamar y comprobar (mediante un documento firmado) si el seguro de la surrogate cubriría el proceso y siempre nos recordaron la importancia de cubrir a todas las partes que forman este complejo método de reproducción asistida.

Así que el único consejo que os podemos dar es el de contratar los seguros que os ofrezcan y dejar que los nervios que vais a tener durante los 9 meses de embarazo sean única y exclusivamente los derivados del embarazo en sí, ya que como bien dice el refranero español “al final lo barato acaba saliendo caro”.

R&C

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: