El Parlamento Europeo

Durante este año 2013 hemos ido comprobando que la repercusión que va teniendo la gestación subrogada es cada día mayor. En estos seis meses hemos ido conociendo los puntos de vista de los especialistas en reproducción asistida, de la Iglesia y un sinfín de noticias relacionadas de alguna manera con dicha técnica. Lo que si, todas las noticias tienen un denominador común: su ámbito de influencia, reduciéndose todo al estado español.

En un tema tan poco dado a la visibilidad, intentar saber que se cuece más allá de los Pirineos es casi imposible. Hay que tener en cuenta que cada país europeo tiene su propia legislación en cuanto a Técnicas de Reproducción Asistida y que en la mayoría de casos hablamos de legislaciones mucho más restrictivas de las que hay en España. De hecho, y comparándonos con el resto de países miembros de la U.E , podríamos decir que somos unos privilegiados por el mero hecho de poder inscribir sin ningún problema a nuestros hijos en los respectivos consulados de los países de origen.

Es por este motivo que nos sorprendió encontrar esta noticia. En ella se comenta que el Parlamento Europeo estaría estudiando introducir una legislación común en materia de gestación subrogada solicitando, a través de la Comisión de Asuntos Jurídicos, un informe a varios abogados de los distintos países miembro, aduciendo para pedir dicho informe que se trata de una práctica en constante auge.

El problema es que en la U.E existen tantas legislaciones como países, siendo la mayoría poco o nada permisivas. No existe ni un solo país donde la subrogación comercial sea legal. Lo máximo que podemos encontrar son países donde la gestación subrogada altruista se permite con muchas restricciones (Reino Unido) por lo que querer regular toda esta diversidad de puntos de vista se nos antoja bastante complicado. De hecho, desde el propio Parlamento hablan de una regularización global (semejante a la que rige las adopción internacional).

Sea como sea no podemos tampoco bajar el perfil a esta noticia. Lo que nos refleja es que la gestación subrogada crece en todas partes, ya sea en países más tolerantes con dicha práctica (como podría ser España) o en otros donde son mucho más restrictivos, y que más pronto que tarde se va a tener que regular y legislar, ya que no nos engañemos, si realmente se quiere proteger al menor y evitar la posible explotación a mujeres en países menos desarrollados, la única opción es regularlo, ya sea a nivel local o más global. Ya va siendo hora de decir las cosas por su nombre, y la culpa de que mucha gente acuda a países lejanos (y en muchos casos países donde los derechos de las mujeres gestantes no están plenamente garantizados) es de los respectivos gobiernos que llevan muchos años tapándose los ojos y no queriendo solucionar una demanda real que existe en la sociedad del siglo XXI.

El informe en sí no lo hemos leído. Son más de 350 páginas, pero aquí lo dejamos por si a alguien le interesa (informe)

R&C

Etiquetas: , , , ,

One response to “El Parlamento Europeo”

  1. Carlos Alberto Leiva Signes says :

    Hay dos tipos de infertilidad: biológica y social. El primer tipo surge a partir de una situación en la que una pareja o un individuo no pueden reproducirse debido a ciertos problemas fisiológicos. El segundo tipo se debe a una incapacidad socialmente determinada de ciertos grupos de la población que les “impide” convertirse en padres.

    Por otra parte, el nacimiento de un niño (de una pareja o de una familia monoparental) crea la familia vertical, que es la verdadera base y estructura de una sociedad estable.

    Dado que la infertilidad ha sido considerada durante siglos como un “castigo divino”, las personas sin hijos han sido tradicionalmente vistas como deficientes. La Infertilidad conduce inevitablemente al sufrimiento moral y a una condición social inferior. La imposibilidad de tener hijos es una de las principales causas de divorcio.

    El método más eficiente para superar tanto la infertilidad biológica como la social es la gestación subrogada, a veces cumplimentada además con programas de donación de gametos.

    El derecho a la procreación no debe depender del género, la familia, o la sexualidad. Es un derecho inalienable y natural de cualquier persona para dar continuidad intergeneracional y favorecer la evolución posterior del Homo sapiens.

    Uno de los principios fundamentales de la bioética moderna es que el interés y el bienestar de las personas deberían tener prioridad con respecto al interés exclusivo de la ciencia o la sociedad (Declaración Universal sobre Bioética y Derechos Humanos, 2005). Negarse a permitir que las personas sin hijos se conviertan en padres (cuando pueden tener hijos a través de la subrogación) significa negarse a tratar a todos por igual y es un ejemplo clásico de discriminación selectiva. Las personas que desesperadamente quieren convertirse en padres están excluidos de la reproducción y privados de las técnicas de reproducción existentes,entre ellas la subrogación y todo gracias a la insensibilidad de nuestros políticos.

    Si hay algún problema con los niños subrogados en sus nuevas familias (al igual que en el caso de los niños no nacidos a través de madres sustitutas), es con la tarea de la sociedad y los servicios sociales para cuidar de ellos. Esta no es una razón apropiada para negar los derechos reproductivos:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: