Supongamos…

Supongamos que una pareja cualquiera decide  escribir un blog sobre un tema poco visible en España. Supongamos que unos meses después de empezar a escribir dicho blog les llega una información acerca de un responsable de una empresa relacionada con la temática del blog. Supongamos que la información recibida de este señor no es precisamente ejemplar, y deciden colgar en el blog el aviso recibido. Supongamos que la empresa en cuestión, una vez informada, se pone en contacto con los responsables del blog para, bajo amenaza de pleito,  retirar el post acusatorio en menos de 24 horas. Supongamos que en un ejercicio de cautela, la pareja decide retirar la entrada.

Supongamos, por otro lado, que una vez retirada la entrada, la pareja en cuestión empieza a informarse acerca de las responsabilidades por difamación mediante blogs  (ver artículo). Supongamos que la información que se encuentran tuviera puntos como este:

“Así declara el Tribunal Supremo que el bloguero estará exento de responsabilidad cuando se pruebe que no tenía “conocimiento efectivo” de la ilicitud de la información. O sea, para condenar al bloguero no basta con invocar la mera sospecha, conjetura o probabilidad de que aceptando el comentario sabía que era falsa u ofensiva la información, sino que debe probarse que actuó “a sabiendas” de que aquello era falso o ilícito. Se trata de una prueba difícil pero corre a cargo de quien demanda”.

” Estará exento de responsabilidad en el caso de que “actúen con diligencia para retirar los datos o hacer imposible el acceso a ellos”. O sea el responsable del Buscador o del Blog que de forma automática y de buena fe recibe y divulga el enlace o el comentario recibido, no será responsable si posteriormente recibe noticia o comunicación de que es ilícito, y como respuesta diligente procede a su inmediata retirada o eliminación.

La clave de la cuestión radica en determinar cuando el responsable del buscador, blog o foro tiene obligación de retirar esa información, y aquí la Ley da la respuesta y la jurisprudencia la completa. La Ley dice que tendrá que retirarlo cuando “un órgano competente haya declarado la ilicitud de los datos, ordenando su retirada o que se imposibilite el acceso a los mismos, o se hubiera declarado la existencia de lesión, y el prestador conociera la correspondiente resolución” (art.16 Ley 34/2002); o sea, le comunican al titular del buscador o del Blog una Sentencia o auto judicial, o una resolución administrativa que aprecia o declara tal ilicitud de la información.”

Supongamos que la pareja que escribe el blog no ha recibido ninguna notificación de ningún órgano competente, sino sólo un mail con tono amenazante avisando de que se interpondrán las oportunas acciones judiciales, tanto por vía penal como civil, en caso de no retirar el post en un periodo de 24 horas.

Teniendo en cuenta todas estas suposiciones. ¿Que debería hacer esta pareja? Colgar de nuevo el post y esperar  a que llegue (si llega) la resolución correspondiente del órgano competente o dejar correr el tema…

R&C

Etiquetas: , ,

One response to “Supongamos…”

  1. Carlos Alberto Leiva Signes says :

    Si lo que la pareja informó en el blog está contrastado como cierto y no hay indicios de que no sea así, no veo impedimento para volver a colgarlo, al menos hasta que un tribunal se expida sobre su credibilidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: