Sobre el ánimo de lucro

Uno de los mejores termómetros para evaluar la aceptación o no de la sociedad sobre cualquier tema  son los comentarios a las noticias que aparecen en los medios digitales. El anonimato que  proporciona la red hace que todos podamos expresar sin tapujos nuestra opinión, sin tener que vigilar la posible ofensa que pueden producir nuestros comentarios a un posible interlocutor.

En los últimos dos años, varias han sido las noticias que han ido apareciendo sobre la subrogación. Famosos  explicando su experiencia, problemas burocráticos de parejas a la hora de inscribir a su hijo o simplemente plasmando el elevado número de parejas que tenemos que recurrir anualmente a dicha técnica de reproducción nos ha ido permitiendo evaluar, en función de los comentarios de las noticias, como opina la sociedad española.

Por supuesto que el primer cribaje hay que hacerlo en función del medio digital. Los hay más conservadores, donde los comentarios suelen ser bastante ofensivos a otros más progresistas,  donde impera más el respeto y la libertad individual a la hora de tomar decisiones, pero si algo nos ha sorprendido, ya que es un denominador común sea cual sea el medio, es la crítica que se realiza al hecho de que se pague una compensación a la surrogate mother por los servicios prestados. Existe una corriente (incluso entre profesionales de la reproducción asistida) en el que se defiende la subrogación,  siempre y cuando no haya intercambio de dinero entre las partes interesadas. De hecho, en algunos países como Canadá o Inglaterra la subrogación se regula de esta manera, es decir, hablamos de una subrogación altruista, donde los motivos de la surrogate son única y exclusivamente ayudar a una pareja con problemas a la hora de gestar. Normalmente esta subrogación se lleva a cabo con alguien cercano a tu familia. Desde a la madre/suegra (el útero no tiene edad), a una hermana o una amiga cercana.

El motivo principal dado por los defensores de la subrogación altruista es el peligro que existe de una explotación hacia  mujeres, con el fin de obligarlas a llevar un acto contra su voluntad. Sin querer obviar esa posibilidad, basar tu explicación en esto nos parece cuanto menos pobre. Hay maneras de controlar y evitar que se produzcan situaciones de explotación aun existiendo intercambio de dinero. EE.UU es el ejemplo claro, ya que para ser surrogate tienen que cumplir tres premisas.

1- Haber tenido hijos propios, y demostrar con que no hubo ninguna complicación médica a la hora de tenerlos.

2- Que la surrogate tenga otros ingresos económicos propios, evitando así a profesionales de la subrogación.

3- Pasar exámenes físicos y psíquicos que avalen su capacidad para poder afrontar el proceso.

No queremos entrar en otros países donde se lleva a cabo la subrogación no altruista, básicamente porque no los conocemos, pero si algún día la subrogación fuera legal en España, un modelo como el americano en cuanto a requisitos para la surrogate  sería el ideal. Un modelo donde se pague un servicio, pero eso si, controlado y con requisitos estrictos que eviten la comercialización o explotación de mujeres.

No acabamos  de entender la crítica que provoca que una mujer mayor de edad, en plenas capacidades físicas y psíquicas y bajo la supervisión estricta de unos profesionales que llevan muchos años haciendo este trabajo, decida ganar un dinero ayudando a otra pareja. No podemos olvidar que en EE.UU llevan ya más de 30 años con la subrogación, tiempo más que suficiente para elaborar unos protocolos de actuación que lleven a minimizar los riesgos a tan temida explotación.

Por otro lado, tampoco entendemos la crítica al intercambio de dinero cuando vivimos en un país donde la donación de óvulos se compensa económicamente  y nadie se le pasa por la cabeza hablar de explotación.

No hay que obviar una realidad, cuando hablamos de las  surrogates hablamos de mujeres con ganas de ayudar a otra pareja  mediante la gestación de un bebé. Esas ganas de ayudar, a medida que avanza el embarazo, suelen incluso evolucionar en una amistad, a un deseo y una involucración total para que la historia tenga un final feliz, pero no seamos ilusos, detrás de esa involucración hay un trabajo, unos sacrificios, un tiempo personal destinado a visitas médicas y como es normal, sin una compensación económica pocas serían las dispuestas a pasar por ello.

Vivimos tiempos complejos, donde la expresión “ánimo de lucro” está muy mal vista. Parece que hoy en día sólo vale “el todo gratis”. Sólo hay que ver la que se lió en la red hace poco con la nueva tarifa de whatsapp (!!0,89€ al año¡¡). Es por eso que nosotros nos solidarizamos con esas mujeres que deciden ayudar a una pareja y que por otro lado aprovechan para ganar un dinero por los servicios prestados.

Nos gustaría acabar con una pregunta, si existieran ambas posibilidades de subrogación ¿por cual os decantaríais? ¿os sentiríais más cómodos con vuestra cuñada/madre/suegra/hermana o pagando los servicios de alguien ajeno a vuestro entorno familiar?. Nosotros lo tenemos claro…

R&C

Etiquetas: , , , ,

One response to “Sobre el ánimo de lucro”

  1. Barbara says :

    Yo creo q tambien lo tengo claro,aunque mi hermana es la primera q se ofreció voluntariamente yo creo q preferiria una persona desconocida pero no sé explicar bien el porque……..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: