¡Ya estamos todos!

Todo empezó un dia de Septiembre del año 2010. Esa noche, con miedo e ilusión a partes iguales, y después de una primera reunión con la agencia, empezó un largo camino que llegó hasta el 26 de Abril de 2012, dia en que nuestro tan anhelado hijo llegó al mundo, dia en que por fin pudimos “relajarnos” con un buen trago y brindar por el éxito final…

El desenlace terminó siendo bastante movido, al final tuvimos que partir a Atlanta precipitadamente, más de 15 días antes de lo pensado, teniendo que dejar a medias los preparativos, y salir corriendo a buscar a Little R.

[18/04/12]

Lo que tenía que ser una revisión rutinaria de A nos creó las primeras alarmas. Su presión arterial se empezaba a disparar, sus manos y pies comenzaron a hincharse mucho, así es que el médico ordenó unos análisis extras cuyos resultados estarían el miércoles siguiente. La palabra preeclampsia (complicación que se asocia a la hipertensión inducida en el embarazo) empezó a flotar en el ambiente, y si este era el resultado de esos exámenes, la única solución era la inducción del parto. Esta noticia nos dejó con una cierta intranquilidad, ya que a pesar de que la salud del bebe no corría ningún problema, la posibilidad de no poder estar de cuerpo presente durante el nacimiento no nos hacía mucha gracia. Pero había que esperar, y creer que si se tenía que inducir el parto, no sería de un día para otro…

[25/04/12] “please, call…”

Casi media noche, ya en la cama, suena el teléfono que avisa que ha llegado un mail. Las primeras líneas ya nos activó la alarma: “please, call…”. Finalmente los resultados arrojaron claros síntomas de preeclampsia, y como solución el doctor decidió que A tendría que quedarse ingresada en el hospital y que el parto sería inducido al día siguiente… “don’t panic“, nos decía ella por teléfono, pero los nervios, la histeria, y el caos eran inevitables. Una pregunta que nos asolaba a los dos: ¿cómo cojones lo hacemos para llegar a Atlanta mañana!?. Lo único que teníamos era el billete de C para el dia 1 de Mayo, billete por otra parte cambiable previo pago de un importe. Así que lo primero que hicimos fue mirar si había vuelo directo para el dia siguiente entre Barcelona y Atlanta, y, como lo había, decidimos en el mismo momento que C partiría al dia siguiente y R al cabo de dos días (motivos laborales). Luego, armar maletas (“¿qué me llevo!?“), organizar tema dinero, y la logística hacia el aeropuerto. Llamadas de teléfono a la familia, y con estas premisas apagamos las luces, pusimos el despertador a las 6.30 a.m e intentamos dormir un poco, al menos intentar descansar un rato, y esperar… esperar a ver como se daba el día siguiente, día en que – sin previo aviso – se había convertido en el más importante de nuestra vida como pareja, y por el cual llevábamos mucho tiempo esperando.

[26/04/12] a 10.000 km…

El despertador sonó a las 6.30 a.m y después de unas breves duchas tomamos el camino hacia el aeropuerto, sin saber si volveríamos uno o dos de vuelta a casa. En el aeropuerto todo salió bien, es decir, C pudo cambiar su billete para ese mismo dia y R lo consiguió para el siguiente, saliendo ambos a las 11.45 a.m (hora española) y llegada a Atlanta a las 16.00 h. (hora americana).

Mientras C volaba esperando alcanzar a llegar antes de que Little R llegara al mundo, R iba recibiendo noticias desde Atlanta cada dos horas

14.00h (hora española)- Comienza la inducción del parto.

15.30 (hora española)- A rompe aguas.

17.00h (hora española)- Primera foto de nuestro hijo.

Hay que añadir que dicha información fue mandada por la propia A, a quien alguna vez hemos criticado su falta de empatía en el proceso, pero quien durante el parto y posterior sólo podemos tener buenas palabras. También hay que destacar el papel de la agencia (también previamente criticado) quienes se ofrecieron en todo momento a cualquier cosa que pudiéramos necesitar.

Mientras R ya había visto la carita de Little R, C, nerviosa, intentaba dormir, distraerse. Ella sobrevolaba el Atlántico mientras todos los acontecimientos iban sucediendo, con una sensación de nervios que hacían que las 10 horas que dura el vuelo parecieran 100, y haciendo que se produjera una situación cuanto menos surrealista: que la madre biológica sea la última en enterarse del nacimiento de su hijo.

Ya estamos todos, y mirando en perspectiva, creemos que en casos como este – que todo se adelanta por sorpresa – el que uno se quede recibiendo información mientras el otro viaja lo más rápido posible, nos parece la opción más razonable. Es un día donde el intercambio de emails con EEUU es frecuente, y donde pueden surgir complicaciones en las cuales por lo menos uno de los dos debería estar localizable en todo momento.

*pensamientos en el avión…
(líneas escritas por C camino a Atlanta) 

“Queda una hora y media para llegar a Atlanta, y no sé si podré asistir al nacimiento de mi hijo, o él ya habrá llegado a este mundo una vez que aterricemos… No he podido dormir mas de media hora, y anoche no mas de 3… Y una vez que aterrice mis noches serán totalmente distintas. Mi vida, nuestra vida… Tengo ganas de llorar, de reír… Me siento extraña, tengo una sensación que jamás había sentido… Entre el borde de un ataque de pánico y una paz inmensa… Quiero llegar, y solo ruego que no haya nacido todavía, o que llegue justo cuando llegue yo, y así no esté demasiado tiempo solito.
Estos no eran los planes, pero en momentos como este no hay plan que se ajuste. Estoy un poco asustada, ya está!, ya está aquí ese día que esperábamos tanto, así, sin aviso, de un día para otro…
R en qué estará, cómo será este primer día del resto de nuestras vidas… que lento pasa el tiempo, Dios!…
Ya estamos bajando a Atlanta, y mi sensación es vértigo… Entre las turbulencias del vuelo y las de mi estomago… En 20 minutos, son solo 20 minutos…”

R&C

Etiquetas: , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: