La agencia ideal (I)…

Hace un par de noches, después de una larga conversación con nuestra Agencia debido a una serie de problemas burocráticos, nos planteamos cómo abordar este tema que hasta ahora hemos comentado poco, pero que resulta muy importante: la Agencia. Si bien es cierto que el éxito o fracaso del fin de todo este proceso no dependen de ella, el largo camino a recorrer se puede hacer más o menos cómodo en función de con quien trabajéis. Como tampoco tenemos muchas referencias de agencias (más allá de la nuestra y de algunos datos que nos han dado), hemos decidido explicar cómo habría sido nuestra agencia ideal, es decir, lo que nos habría gustado encontrar a lo largo de este año y medio, y si estáis en proceso de búsqueda, podáis tener una serie de preguntas/condiciones que, sabiéndolas a priori, os pueden dar una idea mucha más concreta de con quien trabajar.

La Agencia ideal

Para que os podáis hacer una idea del papel directo que cumplen las agencias, separamos sus tareas en 2 etapas, la primera (que será la que explicaremos en este post), consta del proceso inicial, en donde se instalan todas las bases y las redes para comenzar con todo el proceso, que acabará en el momento en que se firma el contrato con la surrogate. Es el período más burocrático de todo el proceso, en donde aparecen una serie de figuras, como los abogados, los agentes de seguros y los médicos, y es en donde se tendrá que realizar una serie de trámites burocráticos (llenar formularios, firmar documentos, enviar datos, etc) que pueden llegar a ser un lío. La segunda etapa (que veremos en el siguiente post), va desde que se comienza a trabajar con la surrogate hasta el parto y todo lo que le sigue.

1.- Claridad ante todo: En nuestra agencia ideal, lo primero que se explicaría claramente en la primera cita, es el tema económico. Si bien es muy difícil poder ponerle un precio cerrado y final a todo el proceso, sí se puede hacer una estimación aproximada de lo que podría llegar a subir tomando en cuenta todos los factores e imprevistos que pueden suceder, y cuantificarlos. Muchas agencias te lo hacen ver por encima para no preocupar a sus clientes, pero creemos que es necesario – y muy importante – hacerlo muy visible, ya que lo más seguro es que suba por lo menos unos $15.000 o $20.000 más de lo pagado inicialmente (si es que no hay problemas más graves en el camino). Además hay que añadir a este monto todos los gastos de viajes y alojamientos (que tampoco se cuentan en este valor inicial), que hará que el dinero que se presupuesta gastar en todo este proceso suba mucho más de lo que se cree.

2.- Agente: En nuestra agencia ideal, cada pareja o cliente tendría un agente responsable de aligerar todo el proceso burocrático inicial, y así evitar el lío de recibir miles de mails de gente diferente y que al final no sepas a quién tienes que enviarle qué.  Por ejemplo, si hay que rellenar un formulario legal, el abogado le manda el formulario al responsable de la agencia. Una vez el agente lo tiene, concierta una cita con vosotros, entre los 3 lo rellenáis y el mismo lo vuelve a enviar al abogado. Pensad que son múltiples los papeles a rellenar, así como las diferencias entre España y E.E.U.U, así que asesorase bien de quien va a estar detrás vuestro es muy importante, ya que tener que intercambiar mails con una persona es mucho más cómodo que hacerlo con 17. No queremos decir que no se tengan citas o llamadas con los responsables de cada área (abogados, seguros y médicos), es importante que todas las dudas queden aclaradas por personas que tengan un conocimiento total de cada tema, pero si se agradecería evitar preguntas como ¿quién es este que me ha escrito? o ¿a quién le tengo que enviar este formulario? y organizar un poco más el tema burocrático a través de la figura del agente.

3.- Match process (encontrar a la surrogate perfecta): ¿escogemos nosotros o escogéis vosotros?. Nuestra agencia ideal sería una mezcla de las dos opciones. Por un lado, escogería una serie de posibles candidatas según los perfiles de los futuros padres, y por otro lado, enviaría esos perfiles (no solo uno) a ellos para que pudieran escoger a la ideal, con un margen de tiempo de por lo menos una semana. De verdad creemos que si se pueden comparar perfiles, más acertada puede ser vuestra decisión final.

Por supuesto, todas las opiniones que aquí expresamos, están exclusivamente basadas en nuestra propia experiencia, por lo que no queremos criticar ninguna manera de trabajar de ninguna agencia, ya que lo que a nosotros nos puede resultar más eficaz para afrontar todo el proceso, a otros no. Pero, si  algún día nos decidimos a buscar a nuestro segundo hijo, basándonos en esta experiencia previa, buscaríamos una agencia que se asemejara lo máximo posible a esta agencia ideal.

En el próximo post vamos a entrar ya en las fases de fertilización, gestación y embarazo, y el papel de la agencia en ellas. En estas fases también pueden preverse ciertos aspectos prácticos, que se pueden aclarar en la famosa primera reunión, sobretodo si no sois ciudadanos de los E.E.U.U…

R&C

Etiquetas: , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: