La “dulce” espera

Cuando comenzamos con todo este proceso, no quisimos hacernos demasiadas expectativas cuando pensábamos cómo viviríamos el embarazo, pero la mayoría de las historias que habíamos oído, hablaban de unas surrogates súper volcadas en la experiencia de compartir su embarazo, de intentar que los futuros padres se sintieran presentes en cada etapa de la gestación, comentando cada avance o cambio sufrido a medida que el bebé va creciendo; algunas se comunican todos los días, otras cada semana, y, sin quererlo, comenzamos a tener unas expectativas que, mientras iba pasando el tiempo, no se iban cumpliendo. A es una mujer muy práctica -demasiado, a veces- y esa característica que tanto nos había gustado en un principio, nos ha llevado a vivir toda esta experiencia de una manera que se aleja bastante de esas historias que oímos o leímos alguna vez.

En un principio fue bastante frustrante, después de que se confirmó el primer trimestre, y que todo comenzó a salir bien, y ella comenzó a tener una vida normal, la comunicación fue cada vez menos fluida. Después de cada control, el e-mail de rigor comentando lo que el doctor le decía, y ya está!… ni siquiera nos enviaba las fotos de las ecografías. Pasamos algunos meses así, hasta que les pedimos a la Agencia que por favor interviniera y la guiaran un poco, ya que no se le ocurría cómo poder enviarlas, (ella había intentado escanearlas, pero no se podía porque eran muy oscuras) fue así que AL FIN comenzamos a recibir las imágenes de nuestro hijo creciendo, y de una manera muy sencilla: una simple foto sacada y enviada con el móvil. Recuerdo que cuando cumplió 17 semanas le pedí que por favor me enviara fotos de su barriga para hacerme la idea de cómo iba avanzando el embarazo (yo soy así, necesito pruebas visuales para ir haciéndome la idea de que estamos embarazados), ella lo hizo, pero fue la primera y la última vez que me envió fotos de ese tipo… nunca más se lo pedí.

Así han ido pasando las semanas, y ahora que ya estamos en la semana 31, podemos estar seguros de que esta es su manera y que tuvimos “mala suerte”, que nuestro embarazo es literalmente a distancia, que, aunque ella haga todo lo que le pedimos, no tiene ningún tipo de iniciativa, y que esos cuentos que hablan acerca de la Surrogate dedicada e iluminada que hace todo lo que está en su poder para hacer a los padres del bebé que lleva parte cómplice del proceso, no siempre pasa en la realidad…  (quizás si hubiésemos buscado a una mujer con un perfil más “romántico” en relación a su misión como surrogate, y no tan práctico!)

Esta distancia fue un poco la razón que decidimos viajar a su ciudad. Por un lado para conocer a los médicos, al hospital y la zona en que nacerá nuestro hijo, y así poder tener un cierto “control” y conocimiento de todo lo que nos rodeará por -por lo menos- un mes en ese país, y por el otro, verla, ver en vivo una ecografía de nuestro hijo, sentirnos más cerca, más cómplices y así poder estar más tranquilos -o no- en esta espera final. Y la verdad es que al estar cara a cara con ella, ver que se encuentra estupendamente, que vive su vida normal, con sus hijos, su trabajo, sana, tranquila y con la situación súper controlada, fue todo un alivio…

Ahora podemos esperar las pocas semanas que quedan con una cierta calma, que ella está cumpliendo con la parte más importante de su rol: cuidarse y llevar un buen embarazo.

En algún momento pensamos que la Agencia cogería un papel más relevante en todo este proceso, guiándonos o asesorándonos en cómo poder llevar todo esto de una manera más fluida, dándonos pautas a los 3, para así evitar posibles conflictos, pero -como ya lo veíamos venir- su rol fue más bien nulo. Intentamos que nos ayudaran a acercar más la relación con A, pero ellos casi que nos exigieron que le diéramos su espacio y su tiempo, y luego nunca llegaron a preguntar si quiera cómo iba nuestra relación con ella. Si en las etapas anteriores no fueron suficientemente eficientes (con respecto a la atención al cliente), en las posteriores han sido absolutamente inexistentes.

Y así estamos, planificando nuestro viaje a USA, el último… y a seguir esperando que todo siga tal como hasta ahora.

C.

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: