Próxima parada: E.E.U.U (1)

Tal y como contamos en un post anterior, una de las tres condiciones que pusimos para trabajar con la agencia fue que todo el proceso médico (incluida la transferencia) se realizara el mes de Agosto.

Teniendo en cuenta que el pago lo realizamos a principios de Julio, las tres semanas que quedaban, se destinaron a la programación del calendario médico y preparativos para el viaje. La verdad que esas tres semanas fueron momentos muy estresantes. Pensad que hasta el día 24 de Julio no recibimos el calendario médico confirmado, por tanto no fue hasta el 25 que pudimos comprar los billetes y empezar a concretar temas como el alojamiento y los traslados para todo un mes.

Nuestra idea inicial era alquilar un apartamento pequeño cerca de la clínica por todo el mes, y con esa idea nos pusimos en contacto con un agente recomendado por nuestra agencia. Los elevado precios de las opciones que nos ofrecía más las pocas ganas que mostró en conseguir alternativas más acordes a nuestro presupuesto, hicieron que nos buscáramos la vida por nuestra cuenta, y así fue como el día 3 de Agosto partimos con una reserva de hotel en Pasadena, encontrado por internet por 4 noches, y con la idea de ver sobre el terreno qué opciones eran mejores para establecernos allí por todo ese tiempo.

Calendario Médico

Como veis, la periodicidad de los controles médicos va aumentando a medida que se acerca el momento de la extracción, por lo que nos fue bastante posible dividir nuestra estancia en dos etapas: “las vacaciones” y “el tratamiento“.

“Las Vacaciones”
(Período comprendido entre  el 3 y el 18 de Agosto)

El hecho de tener un coche alquilado por toda la estancia (fundamental), y teniendo en cuenta las atracciones de la zona, con el permiso del médico, pudimos planificar un pequeño road trip por los alrededores de California, que nos llevó desde Los Ángeles a Las Vegas (unas 6 horas) aprovechando las ofertas de sus hoteles los días de semana. De ahí tomamos la Histórica Ruta 66, que nos adentró en Arizona y su Gran Cañón. Luego emprendimos el camino de vuelta a California, conociendo entre otras cosas, el Parque Nacional de Joshua Tree y Palm Springs, para luego volver de nuevo a Los Ángeles. En total este viaje duró unos 7 días, y fue el tiempo justo antes de comenzar con la parte más dura del tratamiento, ya que sólo estábamos en la fase del Lupron (supresión de la actividad ovárica) con 1 inyección subcutánea al día.

Así que el 14/08/2011 volvíamos a estar de vuelta en Pasadena, en el camino -por internet- reservamos 2 noches más de Hotel, y el 15 volvíamos a estar en la consulta del doctor. En este punto todo se vuelve un poco más complejo, ya que empieza toda la fase de estimulación ovárica, que conlleva 3 pinchazos al día, con el inconveniente de que algunos de esos medicamentos hay que refrigerarlos, así es que ya no nos valía cualquier Hotel… por lo menos tenía que contar con una nevera.

Como podéis ver en el calendario, en esta primera fase de la estimulación, las visitas de control seguían siendo espaciadas (4 días) por lo que quedarnos todo el tiempo en esa zona tan conocida ya y sin mucho que hacer, hizo que nos planteáramos una pequeña excursión de 2 noches a otro lugar, nunca más lejos que 2 horas en coche. Con el permiso del doctor, y una bolsa de frío para mantener la medicación (nos la prestaron en la clínica), cogimos nuestras cosas y nos fuimos a Santa Bárbara.  Las opciones que teníamos eran o San Diego o Santa Bárbara, y nos decidimos por esta última por ser un sitio tranquilo, agradable, donde pudimos coger energía para todo lo que quedaba, ya que la fase de vacaciones acababa justo al regreso.

Recomendaciones:
– La mayoría de los hoteles los reservamos a través de internet y diferentes buscadores que suelen tener promociones bastante convenientes. Alejaos de los hoteles céntricos, son bastante más caros y hay que pagar por todo (desayuno, parking, internet, etc). A unas millas más alejados, podréis encontrar hoteles bastante más económicos, donde el precio incluye desayuno, wifi (malo, pero gratis), parking y las habitaciones son -en general- bastante grandes y limpias.
– La conducción es bastante segura, con buenas carreteras, y la ventaja de no tener peajes. Pero hay ciertas pequeñas diferencias que hay que tener en cuenta, como por ejemplo la velocidad máxima permitida, que cambia según el estado en que te encuentres, o la ubicación de los semáforos, ya que están al final del cruce y no al principio.
– Bajo ninguna circunstancia pidáis gazpacho en el restaurant “español” que hay en Pasadena…

R&C

Etiquetas: , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: