Situándonos

Si hace más o menos un año, cuando empezamos todo este proceso, alguien me hubiera preguntado que emociones esperaba sentir, yo le habría contestado que básicamente tres: esperanza, ilusión y miedo.

365 días después y echando la vista atrás afirmo que he vivido estas tres emociones, pero habría que sumarle unas cuantas más ya que a las tres arriba nombradas habría que añadirle: cabreo, desilusión, incredulidad, felicidad y alguna que se me queda en el tintero.

Aquí, en el conglomerado de emociones vividas nace la idea de este blog, con la finalidad de ayudar (o intentarlo, por lo menos) a la gente que vaya a vivir todo esto, ya que aunque uno se cree que todo está en Internet, os podemos asegurar que no hemos encontrado ni una sola pareja hétero que cuente su historia…

Quienes somos:

C: diseñadora gráfica, 31 años, chilena y donante de óvulos.

R: Farmacéutico, 35 años, español y donante de esperma

Nuestro problema: falta de útero.

Pues si, como veis somos pareja hétero, con una ilusión: ser padres y con una realidad: estamos embarazados.

Por tanto vamos a explicar, tanto en el sentido práctico como emocional el camino que separa la ilusión de la realidad, analizando los pros y contras de un proceso que tiene lugar a 12.000 km, con 9 horas de diferencia, con una lengua distinta y en el cual uno tendrá que aprender el significado de la expresión “acto de fe”.

R

Etiquetas: , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: